Cenas de empresa, un evento indispensable para los restaurantes españoles

La organización de un evento en particular es los momentos en los que la plantilla de un restaurante debe dar el do de pecho y demostrar la calidad del propio establecimiento en lo que tiene que ver con productos y servicios que ofrece. Cuando nos referimos a un evento hablamos, por ejemplo, de las cenas de empresa que empiezan a ser habituales a medida que se va acercando el final del año. En este tipo de eventos tenemos congregadas a varias decenas de comensales y no solo a tres o cuatro personas. Estas cenas son las que nos salvan todo un ejercicio económico y es por eso por lo que tenemos que ofrecer una imagen impoluta en ellas.

Una noticia que fue publicada en el portal web EPData informaba del número de empresas que, en algún momento del año 2017, se mantuvieron activas en España. El número es bastante significativo puesto que asciende a 3’5 millones de entidades. Teniendo esto en cuenta y que la inmensa mayoría de ellas celebra cenas durante la Navidad o en las semanas previas a ella, se hace evidente la importancia que tiene para los restaurantes prepararse para cubrir eventos como estos en sus instalaciones.

Otra noticia, en este caso publicada en la sección Crónica Global, del diario El Español, informaba de que las cenas de empresa habían crecido un 10% en lo que respecta al año 2019, algo que pone de manifiesto lo que os comentábamos anteriormente acerca de que este evento es algo extendido en buena parte de las sociedades mercantiles españolas. Y es que esta es una de las tradiciones más arraigadas entre los españoles. Desde luego, se han mantenido durante los peores momentos de la crisis económica. Y esto es, cuanto menos, muy significativo.

Teniendo en cuenta la importancia que le otorgamos los españoles a un evento como lo es una cena de empresa, es evidente que los restaurantes en los que se organizan deben preparar hasta el más mínimo detalle para que nada falle ya que son estos eventos los que dejan más dinero. Por supuesto, el servicio debe ser excelente, pero no podemos obviar que es necesario disponer de una serie de productos que contribuyan a que ese servicio sea exquisito. Los profesionales de una entidad como lo es Giona Company, dedicada a la venta de menaje enfriadores de copas o vinotecas, entre otros, nos han comentado que los dueños de los restaurantes han empezado a mostrar un interés cada vez más grande en productos como estos porque ofrecen una imagen mucho más seria del negocio.

El resultado de este tipo de apuestas e inversiones está siendo de lo más positivo entre los negocios dedicados al mundo de la hostelería. Así nos lo han contado los responsables de diversas entidades del sector. Y es que está claro que elementos como los que hemos mencionado juegan un papel muy importante a la hora de que un cliente o un conjunto de clientes valore positivamente el establecimiento al que acude a disfrutar de un evento como lo es la cena de empresa, esperado por tantos a lo largo de todo el año.

Es más importante que nunca apostar por este tipo de objetos

A nadie le sorprende saber que los negocios como lo son los restaurantes lo han pasado realmente mal a causa de un problema del calado del COVID-19. Es precisamente por eso por lo que es más importante que nunca que los responsables de esos negocios inviertan en objetos como los enfriadores o como las vinotecas, ya que, si lo hacen, conseguirán que su imagen, su reputación, aumente en un momento en el que necesitan más clientes que nunca para volver a disfrutar de la normalidad.

Nos complace anunciar que un enorme porcentaje de los hosteleros de este país no solo están de acuerdo con lo que estamos comentando, sino que, además, están llevando a cabo todo tipo de acciones destinadas a disponer de este tipo de objetos y obtener así ese repunte de popularidad que tanta falta les hace en un momento que bien podríamos considerar como el más difícil desde la Guerra Civil. Estamos del peor momento en casi un siglo y eso requiere de responsabilidad y eficacia.

Estamos convencidos de que, con todo lo que os hemos comentado, vamos a salir de esta maldita crisis mucho antes de lo que pensamos. Y estamos convencidos de que, a medida que se vayan acercando las semanas previas a la Navidad, los restaurantes van a volver a estar abarrotados de gente y con muchas cenas de empresa que organizar. Es la mejor manera de combatir a la desazón causada por la situación de las últimas semanas y la mejor manera de recuperar una felicidad que hemos visto mermada pero que estamos seguros de que volverá a estar con nosotros más pronto que tarde.

Tendencias en bodas 2020: cómo dar el “sí” en medio de la pandemia

Damos paso al inicio de una nueva década con nuevas tendencias en bodas este 2020, esta vez con un  nuevo accesorio de uso obligatorio: las mascarillas.

Efectivamente, una nueva era en tendencias en bodas comienza y la personalización, los pequeños detalles y la exclusividad serán elementos fundamentales que rijan la organización de tu boda en el 2020… y por supuesto, el “sí acepto” desde el confinamiento.

Bodas en cuarentena

Con el Covid-19 muchas parejas han decidido posponer las celebraciones que tenían previstas en España entre marzo y septiembre de 2020 a finales de temporada o incluso a 2021.

Otras parejas han optado por cancelar su boda en España y solicitar la devolución de las reservas, lo que trae grandes pérdidas económicas para las empresas proveedoras del alojamiento de los asistentes, transfers, actividades turísticas, restaurantes, etc., además de todos los servicios que se habían apartado para el día de la boda, como el alquiler del espacio, cátering, decoración, sonido, luces, DJ, música en vivo, animación, fotografía, vídeo, etc.

En este caso, sí, lo más razonable es proponer la celebración de la boda  o directamente cancelar la ceremonia a la espera de que más adelante se normalice la situación. Sin embargo, esta decisión requerirá tanto compromiso como la misma organización de la boda.

En este caso tendrías que contactar con cada uno de los proveedores y verificar las condiciones pactadas en el momento de contratar estos servicios y las posibles penalizaciones previstas en caso de cancelación, además de negociar, dentro de lo posible, la solución más idónea para ambas partes en una situación tan imprevista como lo es una pandemia mundial. 

Al respecto, la ley establece que “en aquellos casos en los que la prestación de servicios resultase de imposible cumplimiento como consecuencia de las medidas adoptadas durante la vigencia del estado de alarma, el consumidor tendrá derecho a resolver el contrato durante un plazo de 14 días, si bien esta pretensión solo podrá ser estimada cuando no sea posible llegar a un acuerdo previo sobre la base de la buena fe que permita restaurar la reciprocidad de intereses del contrato. En este sentido, se otorga a las partes un plazo de 60 días para llegar a un acuerdo sobre la revisión de los términos del contrato.”

Por otro lado, respecto a los contratos de viaje combinado, el Real Decreto 11/2020, establece que “cuando el viaje tenga que ser cancelado a causa del COVID 19, el organizador o en su caso el minorista, podrán entregar al consumidor un bono para ser utilizado dentro de un año desde la finalización de la vigencia del estado de alarma. Transcurrido el período de validez del bono sin haber sido utilizado, el consumidor podrá entonces solicitar el reembolso completo de cualquier pago realizado.”

Bodas post-coronavirus

Y para aquellos arriesgados que corran al altar a declararse su amor una vez los estados de alarma cesen, estás son las tendencias más marcadas para la gran ceremonia hasta el momento:

Bodas íntimas o “Micro weddings”

Las bodas con un número pequeño de invitados cobran fuerza este año, y tiene todo el sentido debido a las nuevas medidas de distanciamiento social. Ahora los novios reducirán sus listas de invitados a solo unas pocas personas con las que compartir este momento tan especial y personal de un modo íntimo. La ventaja de esto es que tu inversión también se reduce,; las ceremonias serán más económicas y podrás enfocarte a ofrecer una experiencia de más calidad a tus invitados. 

Las posibilidades de elegir el lugar de casamiento también serán mucho más amplias, ya que al tener menos invitados podrás elegir entre los múltiples restaurantes especializados en bodas íntimas, que ofrecen un servicio exclusivo e impecable.

Por otro lado, un número reducido de invitados te permite solucionar cualquier imprevisto más fácilmente, ahorrándote muchas angustias.

Bodas sostenibles – “Eco friendly”

Las bodas “eco-friendly” han llegado para quedarse. En el año 2019 ha venido marcado por la concienciación y la lucha contra el cambio climático y en el 2020, las bodas se unen al movimiento con el lema de: respetar el medio ambiente y el consumo responsable.

Así que veremos muchas decoraciones con papel reutilizado, el consumo local y el reciclaje como la nueva realidad de las bodas, porque la sostenibilidad importa. Algunas ideas son: imprimir el papel de la invitación con semillas para plantarlo después de usarlo, enviar cartas digitales; pensar en la segunda vida de las flores de la boda; donar alimentos de la boda a algún comedor social; explotar el comercio local de la zona donde celebres el enlace a la hora de pensar en los detalles,… en definitiva, reducir la huella de carbono y pensar en verde. 

Banquete nupcial 2020

La moda le abre paso a los banquetes de bodas personalizados,  con un estilo alegre e incluso divertido. La última tendencia es que los invitados de bodas formen parte activa en la organización. La idea es que se paren del asiento y  se sientan  parte del momento. Para esto, los menús ahora son diseñados por los novios tomando en cuenta los gustos de los invitados, por lo que incluirán hasta platos veganos o vegetarianos.

Por otro lado, ahora también se suele incorporar diferentes mesas de salados y dulces, máquinas expendedoras o incluso cintas transportadoras como algunos restaurantes de sushi. Así, los menús informales estarán a la orden del día y harán que tus invitados pasen menos horas sentados y más horas entre mesa y mesa degustando las opciones y encontrando su favorita.

Decoración para bodas en 2020 

La luz es señal de vida y amor y no puede faltar en tu boda, por lo que estas se convertirán en  parte del espectáculo en las bodas del 2020. Colgando desde techos, guirnaldas en los exteriores, velas, barras de LED suspendidas, fuegos artificiales, etc…, todo impregnado de cálidas, entrañables y divertidas luces. 

Este momento tan especial estará rodeado de cientos de bombillas iluminando los espacios que harán de marco perfecto para fotografiar la magia del evento.

Además, otra tendencia para este año es la combinación de luces con el uso de globos,  otro fondo perfecto en el que todos querrán posar con la feliz pareja. 

Los centros de mesa para bodas en 2020 serán más coloridos, con mucho juego de texturas y estampados. Las mesa del banquete de boda será la protagonista indiscutible, y vestirá de neon, mint, amarillo, azul denim, cassis y, por supuesto, blanco. 

El estilo italiano será el favorito para las bodas del  2020. Por eso, se incorporarán elementos ultra románticos con toques naturales. El estilo Toscana, las playas, y los acantilados o campos de fondo serán los escenarios que proporcionan un ambiente único lleno de elegancia y sofisticación.

Fashion Look para los novios

Las novias ya no elegirán más los típicos vestidos románticos atemporales, si no que se decidirán por estilos completamente nuevos e irreverentes.

De acuerdo a la diseñadora de vestidos de novia, Joana Diestre, los nuevos protagonistas son los volúmenes y complementos en los vestidos mucho más elaborados y con espaldas completamente al descubierto. 

Las mangas oversize, faldas de tul, vestidos pomposos, corsés y encajes serán imprescindibles para toda novia de 2020. Sea cual sea el estilo que elijas, otro elemento que encontrarás en las últimas preferencias de vestidos de novia este año será la comodidad, la ligereza y la sencillez. 

En las colecciones del 2020 dominarán las confecciones de tejidos suaves que permitan libertad de movimiento aplicaciones personalizadas en los puños, en el velo o en la manga, como por ejemplo alguna inicial, número o detalle; y los vestidos de dos piezas también se llevarán mucho.

Para los trajes de novio en 2020  el tweed sigue siendo el más popular, por ejemplo en las bodas de estilo rústico o al aire libre, y los chalecos de traje con doble botonadura estilo Príncipe de Gales serán los populares en las ceremonias de gala. También se verá mucho el uso de tirantes, pantalones ajustados con cintura más alta y chaquetas que puedan abrocharse. 

En cuanto a los peinados para novias, los recogidos elaborados le ceden su puesto a la versatilidad y los estilos personalizados. 

Y, por supuesto, como accesorio infaltable entre novios e invitados: la mascarilla. Respetar las medidas de seguridad será, sin duda, una tendencia.

Sorprende con espectáculos y haz un guiño a las tradiciones de bodas

Sin duda, lo más importante es que hagas de la preparación del día de tu boda lo que más adores y disfrutes, por eso, atrévete a individualizar y personalizar tu boda a tu antojo.

Así, la tendencia será sorprender a los invitados, siendo lo más creativo posible y haciéndoles participe de tu propia versión de las costumbres nupciales, en las que reinventes las ceremonias de siempre, dejando siempre el toque tradicional. Para lograrlo, puedes tomar en cuenta el territorio o provincia donde vas a celebrar la boda, y mezclar costumbres autóctonas con elementos nuevos y divertidos. 

Evita los formalismos y recrea un ambiente festivo, por ejemplo, con un flashmob, donde los invitados participen, o un espectáculo de luces y sonido que hará de tu boda una fiesta en streaming. Incluso puedes incluir juegos de mesa o animación con magia durante el banquete o cóctel para entretener a los asistentes a la espera del banquete y darles un elemento diferenciador.

Dime qué casa tienes y te diré que sillas necesitas

Llegar a nuestro hogar y sentirnos cómodos es la sensación más placentera que existe. La decoración de una casa es el momento perfecto para saber cómo somos. Por supuesto queremos tener un estilo que nos defina, pero también siguiendo las líneas estéticas más modernas del mercado. Ventanas a juego, colores en las paredes que intensifiquen los rasgos de nuestro salón, puertas robustas…no queremos que nada vaya mal.

Ahora bien, cuando nos ponemos a decorar la casa no prestamos atención a un detalle que es esencial. La decoración de nuestras sillas. Un elemento que da vida propia a nuestro salón y del que tenemos que estar muy pendientes. Y es que las sillas es el lugar donde la gente se sienta cuando celebramos una cena o una comida. Por eso, según la casa que tengamos, así tenemos que elegir las sillas. Toma asiento y déjate conquistar por estos modelos.

De estilo clásico, moderno, vanguardista, rústico… los fabricantes de sillas de madera pueden diseñas y confeccionar exactamente lo que estemos buscando porque pueden realizar cualquier modelo a medida según su demanda. De esta forma, J.Valls, una fábrica de sillas de madera y taburetes, nos van a asesorar en la elección de nuestro material.

Estilo moderno

Si lo que quieres es tener un salón moderno la apuesta tiene que ser por compartir materiales o colores similares. En este caso la recomendación es que compres silla en color blanco y madera, lo que crea un conjunto armónico y visualmente muy integrado.

Estilo rústico

Si has decidido darle un toque rústico a tu comedor, lo que tienes que hacer es comprar unas sillas de madera recuperada. También lo tienes que combinar con mesas similares, porque crearas un conjunto natural. El toque rústico viene perfecto si también tienes una casa rural.

Estilo industrial

En los últimos tiempos también se ha puesto de moda lo de incluir en los comedores un poco de estilo industrial. De esta manera se puede combinar una mesa de comedor de hierro con unas sillas también de hierro y con el asiento de cuero. Hablamos de una mezcla potente, que trasmite ese toque de aire industrial. ¿Te atreves con él?

Estilo de madera

Pocas cosas hay tan estilosas como la madera, por lo tanto, también se puede inclinar la balanza por decorar el salón solo con estilo de madera. Mesas, sillas y elementos que forman la habitación darán un toque perfecto. Eso sí, puedes incluir algún matiz para hacer juego con el color de las paredes.

Estilo tapizado

Las sillas tapizadas son garantía de comodidad. Parece que es poner la espalda y sentirnos mucho más tranquilos. Aunque requieren un mayor mantenimiento que unas de madera. Hay que tener mucho cuidado con ese amigo torpe que siempre derrama la copa de vino.

Estilo antiguo

Si tu casa es de estilo arcaico, de esas que solo vemos en películas de los años 50, tienes que apostar por sillas con un diseño clásico extensible y con ruedas, como las sillas y las butacas, que dan una nota de color a un mobiliario dominado por la madera.

Estilo veraniego

Por el contrario, si eres de los afortunados que tienes una segunda residencia en una zona veraniega, tienes que cambiar el chip. Una apuesta acertada es la de un comedor de verano con una mesa de aire rústico y unas sillas de estilo Windsor. En este caso es una combinación que funciona a la perfección. Si lo haces con sillas  en color gris azulado, ganarás muchos Me Gustas entre tus amigos.

Estilo blanco

Si eres aficionado al Real Madrid con este salón te vas a sentir en la gloria. Se trata de darle un toque muy blanco, al estilo de las fiestas en Ibiza. Ya sabemos que el color blanco es sinónimo de elegancia. Nuestra apuesta es por una gran mesa redonda de diseño y las sillas Vitra, con asiento, por supuesto, también en blanco.

Mezcla de estilos

No vamos a ser más papistas que el Papa, por lo tanto, también podemos apostar por una mezcla de estilos decorativos. Se puede tener un toque rústico, pero acompañarlo con algo moderno. Las sillas en madera de pino es un buen ejemplo de que la mezcla enriquece y crea espacios personales y singulares.

Ya has comprobado que no basta con que nos gusten las sillas, también deben de ser cómodas y dar estilo al comedor. Un estilo que responda con nuestras características. Si sigues estas indicaciones estamos seguros de que tu comedor llamará la atención entre todos tus amigos. ¿Qué estilo es el que más se ajusta a tu comedor?

Vestir es crear un personaje

Entre finales del siglo XIX principios del XX el cine se convirtió en un espectáculo que rápidamente atrajo a las masas y empezó a influenciarlas. A parte de muchas más cosas, desde entonces el cine se ha convertido en trasmisor de nuevas tendencias de moda, y desde entonces los dos, cine y moda, se han influenciado simbióticamente, ya que en algunos casos son los personajes de las películas y series los que crean tendencia, y en otras, son los mismos actores los que habiendo creado un estilo propio lo incorporan a sus personajes.

Desde el comienzo de su historia, las grandes empresas cinematográficas entendieron que el vestuario tenía una gran importancia a la hora de contar sus historias, pero no fue hasta 1949 que se otorgó el primer Oscar a mejor diseño de vestuario, que se entregó a Hamlet, en la categoría de blanco y negro, y a Juana de Arco, en la categoría de color, ambas películas de 1948.

Si hay una imagen que pueda representar esta unión y todo lo que implica es la de Audrey Hepburn con su papel en Desayuno con diamantes, del director Blake Edwards. Vestida por Givenchy para ese trabajo, significó la afirmación de una relación que se extendió a su vida personal, ya que el diseñador se transformó en su modisto y amigo.

El look de la actriz mientras interpretaba a Holly Golightly, marcó tendencia: el vestido negro, el collar de perlas, los guantes largos, la tiara, las gafas enormes…se convirtieron en un símbolo de glamour y sofisticación que revolucionó el mundo de la moda. Desde entonces el vestido negro pasó a ser imprescindible como prenda de fondo de armario de muchas mujeres, algo que ha llegado incluso a nuestros días.

La importancia del vestuario

Toda la ropa que se utiliza en el cine, teatro, televisión y fotografía es considerada vestuario. El vestuario dentro de una producción de este tipo es muy importante porque es una de las herramientas que el director utiliza para contar su historia. Puede que, a veces, su papel sea solo secundario en la trama y que se limite a completar lo que visualmente quiere expresar el director a través de ese personaje y la ambientación en ese film. Sin embargo, en otras ocasiones es determinante para que una película, serie, videoclip o documental goce del favor del público y su éxito esté a la altura, e incluso supere, las expectativas de recaudación o audiencia de sus creadores y productores. Si un trabajo de vestuario es anacrónico o no es coherente con las expectativas que se han creado en el espectador puede condenar al mejor guion al fracaso, porque no hace falta ser un profesional del medio para notar que falta verdad y eso, consciente o inconscientemente, no gusta a nadie.

El objetivo de un diseñador de vestuario es muy diferente al de un diseñador de moda, ya que éste último se dedica a crear prendas para comercializarlas y que la sociedad la utilice en su vida cotidiana y eventos. En cambio, el diseñador de vestuario trabaja para crear personajes y situaciones, expresándose a través de las prendas, complementos y fotografía. Por ello para este departamento es importante saber quiénes son los personajes y cómo son antes de crear su ropa. Para que el personaje resulte creíble debe de tener variedad de ropa para las distintas escenas, pero es muy importante que mantenga el mismo estilo, que encaje con su “personalidad”.

Como el cine se convirtió en una pasarela

Se podría decir que el cine se convirtió en una pasarela de moda desde la Primer Guerra Mundial. Alrededor de 1914 Hollywood tuvo su gran boom y la industria creció desmesuradamente. La gente, como es normal, necesitaba distracción y empezó a aficionarse a ir al cine y es cuando desde las grandes empresas decidieron apoyar un fenómeno nuevo: el Start System. Los actores y actrices empezaron a ser personajes admirados y alabados por el público y se convirtieron así en el canon a seguir por todos sus fans alrededor del mundo.

De esa época existen muchos ejemplos de cómo el cine influenció a la moda:

  • Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo (1951) puso de moda las camisetas de algodón de manga corta normales y corrientes. Hasta ese momento se trataba de una prenda nada habitual en el vestuario masculino. Sin embargo, ha perdurado hasta nuestros días y hoy es una de las prendas más comunes y cotidianas.
  • Rebecca (1940), de Alfred Hitchcock, popularizó para siempre una prenda muy básica en todos los armarios. Los diseñadores de vestuario, para enfatizar y subrayar el carácter introvertido y tímido de la protagonista (Jean Fontaine), la vistieron en casi todas las escenas con chaquetas de punto fino sin cuello y con botones, que era lo que solían llevar las aldeanas de la época. La película tuvo tanto éxito que en los países hispanohablantes se conoce a esta prenda por ese nombre: rebeca.
  • A partir de las películas La ley del silencio (1954) y Rebelde sin causa (1955) es cuando el hombre empieza a darle importancia al vestir. James Dean, ese ídolo de masas, protagonizó, quizás, el caso más famoso de alteración de hábitos de consumo de la gente de a pie. En Rebelde sin causa, el actor lleva una cazadora de cuero en casi todas las escenas, que como su propio nombre indica, era una prenda que hasta entonces se había usado para cazar y que nadie había llevado para diario.  Los jóvenes de la época la convirtieron en un símbolo de expresión de su rebeldía, que ha llegado hoy en día a ser una prenda habitual de nuestros armarios.

El cine ha popularizado cortes de pelo como el Amélie (2001), los zapatos Dr. Martens en Matrix (1999) y, más recientemente, hasta los monos de color rojo y las caretas de Dalí de La casa de papel (2017) que se han convertido en símbolo de la resistencia del pueblo y rechazo a un poder corrupto.

Tanto es así que desde Disfrazarteshop nos confirman que hoy en día el mono rojo se ha convertido en una de las prendas más vendidas y solicitadas para fiestas y eventos, tipo Carnaval, y que la demanda no baja ya que la popularidad mundial de la serie ha crecido hasta puntos que nadie esperaba. Nunca unos ladrones fueron tan populares y nunca un mono rojo significó tanto como significa ahora. Y todo gracias a la magia del cine.

Recomendaciones para elegir disfraces medievales

En el caso de que seas alguien al que le guste la época medieval y le guste todo lo que esté relacionado con esa época de la historia, vamos a ver algunas de las opciones más interesantes a la hora de disfrazarse. Una de las empresas especialistas en disfraces son Eviltailors.com que creen que es un sector que crece cada año por el gran éxito que tienen este tipo de fiestas en nuestro país, especialmente en las zonas rurales.

Las fiestas medievales tienen un especial encanto, donde se suelen disfrazar sus participantes y en no pocas ocasiones el público existente. Una buena decisión es que en la tienda se elija una selección por completa de disfraces y poder seleccionar el disfraz que más nos pueda llegar a gustar.

Estos son algunas de los disfraces más atractivos que hay para hacerse una idea más exacta de lo que hay actualmente en el mercado:

Disfraz Escudero Medieval (hombre)

Uno que es muy demandado, donde muchos aprovechan para hacer de bufón. Son los primeros disfraces en los que pensamos en época medieval. Un personaje bastante popular y que ha ido ganando protagonismo con el paso de los años.

Las posibilidades de elección son importantes

Aquí se pueden elegir muchas opciones, puesto que hay varios tipos, incluso personalizados. Si todo esto se completa con espadas de estilo medieval, escudos o cascos.

Disfraz de tabernera

No se puede entender la época medieval sin las tabernas, aquellas en las cuáles los caballeros acostumbraban a beber mucho donde era posible el poder entender una fiesta que se realice sin ellas. Hablamos de una tradición que tiene mucho éxito. En el caso de que haya una fiesta, se puede poner una zona habilitada como barra de bar, donde los disfraces de esta clase hacen que se puedan parecer bastante a los mesones época.

Disfraces de Reina

Sin duda, uno de los disfraces más solicitados es el de reina, esta época de la historia fue cuando los reyes fueron realmente empezaron a ser importantes y por eso es de los disfraces más utilizados, pues eran algunos de los más elaborados.

Disfraz de campesina medieval

Aunque no es que fuese el personaje principal, el papel es de mayor importancia que el que pudiésemos pensar. Eran, sin duda, personas que trabajaban fuertemente para que pudieran vivir sus familias.

Desgraciadamente, muchos tenían que sufrir los abusos por parte de los nobles sin que pudiesen hacer nada al respecto. Ahora muchos se disfrazan de ellas, por homenajearles.

Disfraz de Joker

Uno de los más solicitados es el de Joker, con el que se pueden animar muchas fiestas medievales. Recordemos que en esos años  eran los encargados de divertir, los humoristas. Eran años complicados, en los que el pueblo necesitaba diversión y ellos eran los encargados.

Disfrazo de Monje

Los monjes eran muy habituales en la época medieval, unos tiempos en los que solían dedicar gran parte de su vida a la oración y a diversas actividades en sus monasterios. De ellos se suele decir que salvaron la civilización de aquellos años con el amor por la cultura y el conocimiento.

Los disfraces medievales lo cierto es que son de los que tienen una mayor variedad, y es aconsejable mirar bien los modelos por los que vamos a apostar. Todo ello es importante y han adquirido fama las tiendas online, en las que se puede tener acceso a un importante catálogo en el que elegir tu disfraz o darte ideas en el caso de que lo quieras comprar de forma más económica.

Ya hemos dicho que la Edad Media, gracias al éxito de las fiestas medievales han alcanzado unas cuotas que no se esperaban, pero casi podemos decir que es la época a la que más se recurre cuando queremos disfrazarnos en buena parte por la gran cantidad de festejos que hay en los pueblos de España.

Ahora la pelota está en tu tejado, pues es donde vas a poder ver las opciones que hay actualmente para elegir un disfraz medieval, Si vamos a las ventas, van a estar entre los que tengan una mayor demanda. La edad media como ves, sigue estando bastante de moda, icomo nunca, por lo que si te gusta vas a poder pasarlo en grande.

Desde aquí te deseamos la mayor de las suertes en tu elección y que te lo pases realmente bien a la hora de elegir el disfraz y de utilizarlos en esas fiestas tan entrañables que tienen en esa época de castillos, doncellas y reyes sus grandes protagonistas.

Tener hijos es sinónimo de acometer inversiones importantes en moda infantil

Nos encontramos en un momento en el que parece que cada día es más difícil tener un hijo o hija. La verdad es que la crisis del año 2008 hizo mucha mella en las familias, que se dieron cuenta de que, si ya era complicado mantenerse económicamente, más difícil lo iban a tener si decidían tener un niño o niña más. Eso es lo que, según los expertos, explica que la tasa de natalidad siga bajando hasta límites insospechados por muchos de nosotros hasta hace más bien poco tiempo. Y eso, desde luego, terminará afectando a nuestro país a largo plazo.

El coste de tener un niño se hace demasiado para las familias, sobre todo en un momento en el que las ayudas parece que escasean por parte de las administraciones públicas. No cabe la menor duda de que son muchas las cosas que hay que tener en cuenta para garantizar tanto la felicidad como la salud del menor y que eso requiere de una inversión importante por parte de las familias, que en muchos casos no pueden asumir la totalidad de los costes que implican esas cuestiones. Por eso, el precio es uno de los factores más relevantes en lo que respecta a la compra de alimentos, ropa o calzado para los menores.

Según una noticia que fue publicada en el portal web Elle en el mes de marzo de 2019, cada español se gasta en ropa un total de 429 euros. Al menos esa fue la cifra que nos deparó el año 2018. Y la verdad es que esta cifra sube bastante cuando tenemos en casa a un niño o niña pequeña. Y es que este tipo de personitas crece muy deprisa, lo que hace que la vida útil de una prenda para ellos y ellas sea mucho menor y que, por tanto, se dispare el gasto.

Otro interesante artículo, en este caso publicado en la página web del BBVA, habla del coste total de tener un hijo por cada mes. El texto empieza hablando del gasto en alimentación, que evidentemente es uno de los más básicos y que asciende a un total de 68 euros. No obstante, en cuanto a textil y calzado el precio sube bastante puesto que asciende a los 130 euros mensuales, lo que se explica con el tremendo fondo de armario que hay que tener con un niño pequeño y la poca duración que, como hemos comentado, tienen las prendas.

Disponer de la mejor ropa de niños es la mejor manera de garantizar su salud y su felicidad. Pero, teniendo en cuenta el alto coste que implica tener hijos en los tiempos que corren, muchas familias ven en el precio un factor importante a la hora de hacer alguna compra en lo relativo a este asunto. Los profesionales de Grupo Reprepol, una entidad encargada de comercializar ropa de niños al por mayor, nos han comentado que, en la actualidad, el mercado requiere de prendas más competitivas desde el punto de vista económico sin que eso afecte a su calidad para hacer que todas las familias puedan proporcionar a sus más pequeños ropa de calidad sin tener que hipotecarse por ello.

Los comerciantes minoristas también lo piden

Y es que no solo las familias demandan ropa como la que os acabamos de comentar. También las empresas de venta de ropa al por menor, las que tienen contacto con el consumidor final, están de acuerdo con este tipo de necesidades. No cabe la menor duda de que la ropa es un bien de primera necesidad para cualquier persona, pero es que ese mismo elemento es imprescindible para que los más pequeños, personas que todavía son vulnerables, tengan la oportunidad de crecer y desarrollarse de la mejor manera posible.

Ahora que se acerca una crisis económica, la provocada por el coronavirus, se hace más necesario que nunca que las familias con niños pequeños tengan la posibilidad de obtener ropa sin que eso implique tener que condicionar por completo su economía mensual. Desde luego, se trata de un asunto que es de vital impotancia para todos estos núcleos familiares y no cabe la menor duda de que eso mejoraría de manera sensible la economía familiar.

Tener hijos e hijas es todo un reto para todas y cada una de las familias que habitan este mundo en la actualidad. Requiere de un esfuerzo constante, tanto físico como económico, y es evidente que esto condiciona de una manera extraordinaria la capacidad de inversión de las familias. Por eso, consideramos que es muy importante que las ayudas se multipliquen en momentos como este desde las diferentes esferas gubernamentales que se encuentran en España y, por qué no, que haya algún fondo especial que provenga de la Unión Europea. Así haremos que nuestros pequeños y pequeñas tengan la posibilidad de crecer y desarrollarse en mejores condiciones.

El vino, un producto central para que las películas españolas ganen realidad

A veces, las películas o las series son verdaderos homenajes no ya a una persona, que es algo a lo que estamos acostumbrados, sino a un determinado tipo de producto. Os puede parecer algo extraño escucharlo, pero es tan real como la vida misma y, en los párrafos que siguen, os vamos a hablar de uno de los productos (que, además, es muy típico en España) que tiene una mayor representación en el mundo del cine y alrededor del cual se han creado historias que son, cuanto menos, brillantes.

Hablamos, como no podía ser de otra manera, de un producto como lo es el vino, del cual España es uno de los países que más produce y que más exporta (lo hace de manera habitual a un país como lo es Estados Unidos). Y es que sí: el vino es uno de los productos que mejor se lleva con un arte como lo es el cine. No en vano, son muchas las películas en las que el vino ha tenido un papel central, tanto como si fuera uno de los personajes principales de la obra. Y es que un producto de tan buen sabor como este no merece menos.

Vamos a hacer un pequeño repaso de títulos de películas que han tenido mucho que ver con el vino. Nos las proporciona el portal web Vinorama, que cita un total de 30. Las que vemos más interesantes son:

  • Marcelino pan y vino.
  • Encadenados.
  • Esta tierra es mía.
  • Días de vino y rosas.
  • El extraño viaje.
  • El secreto de Santa Victoria.
  • Sin techo ni ley.
  • El aire de un crimen.
  • El año del cometa.
  • Un paseo por las nubes.

Y hay muchísimas más que también son muy buenas pero que no hemos mencionado por no hacer interminable la lista. Lo cierto es que se ha demostrado en más de una ocasión que un producto como lo es el vino marida muy bien con el cine y que es precisamente por eso por lo que los directores suelen apostar muchas veces por su presencia a la hora de crear una película con la que esperan llegar a lo más alto. Si un compañero de viaje puede contribuir a hacer realista una película, ese es sin duda nuestro vino.

Son muchas las referencias al vino que se hacen en una buena nómina de películas. Es un producto que ayuda, de manera considerable, a hacer mucho más creíble una historia aunque el género del que estemos hablando sea ciencia ficción. Y los productos que tienen que ver con el vino, tales como copas, dispensadores o vinotecas también tienen mucho que decir a ese respecto. De hecho, los profesionales de una entidad como lo es Giona Premium Glass, especializados en la venta de este tipo de objetos, nos han comentado que sus productos ya han sido adquiridos por los productores de varios filmes a nivel nacional.

Un clásico del cine español

Hemos comentado, en el inicio de este artículo, que el vino es un producto muy nuestro porque somos uno de los máximos productores del mundo y porque exportamos una enorme cantidad del vino a muchos destinos diferentes. La verdad es que esto es lo que hace que, en una tremenda cantidad de filmes españoles, se haga referencia al vino de una o de otra manera. Desde luego, lo que ocurre es que rara es la película o la serie de nuestro país en la que un producto como del que venimos hablando no tiene cabida.

Esto no es de extrañar ni mucho menos, sobre todo si atendemos a la enorme cantidad de consumidores de vino que hay en el interior de nuestras fronteras. Según una noticia que fue publicada en el portal web Vinetur, hay casi 22’5 millones de personas que consumen vino en nuestro país. Teniendo en cuenta este dato, si queremos que una película cuya historia se desarrolla en España tenga realidad, hay que apostar por el vino sí o sí. Es que prácticamente no es una elección. Es casi obligatorio para garantizar el éxito de nuestra misión.

Desde luego, sabemos de primera mano que los directores y, en general, todo el mundo que trabaja en algún aspecto del cine en nuestro país, tienen en cuenta consejos como los que hemos dado a lo largo de este artículo. Ellos y ellas son las personas que mejor conocen lo necesario que es un producto como el vino para darle potencia a una película. Lo mismo ocurre en países como lo son Francia o Italia, en los que la producción de vino también es muy potente. Los directores y directoras de estas naciones tampoco dudan hacer referencia de alguna manera a un producto que es tan común de sus campos y de sus tradiciones.

Fútbol y cine, una conexión ganadora… si la caracterización de los personajes es intachable

En el artículo que aquí comienza, vamos a realizar un análisis que resulta de la combinación de dos de los espectáculos más grandes de los tiempos en los que nos encontramos. Por un lado, hablaremos de cine, uno de los mejores pasatiempos de muchas de las personas que soléis acudir a esta web. Por otra parte, hablaremos de fútbol, el juego que, sin duda alguna, es el deporte rey y que mueve, a día de hoy, miles de millones de euros y a millones de personas. Sin duda, hablamos de una combinación que es explosiva en el caso de ser bien utilizada.

¿Cómo se rueda una serie o una película que tenga que ver con el fútbol? Todos y todas conocemos algo del deporte rey. Conocemos a Messi, también a Cristiano Ronaldo y muy probablemente, aunque seamos jóvenes, a nombres como Pelé, Maradona o Cruyff. Pero el fútbol no solo se reduce a eso y exige una cantidad de documentación que no es en absoluto conseguir. ¿Acaso las camisetas de los años 60 eran iguales que las que vestían durante los años 90? ¿Y la ambientación en los estadios era la misma a mitad del siglo XX que en la actualidad? No, evidentemente son cosas que nada tienen que ver y que hay que reflejar de un modo fehaciente y real.

Ni siquiera el cuidado del césped es el mismo desde hace diez años hasta la actualidad. Eso debe servirnos para valorar lo tremendamente complicado que es conseguir una imagen que se ajuste a la realidad de cada momento y que refleje, en efecto, cómo era el fútbol de una época en concreto. Hablamos de un juego, sí, pero la película se juega las habichuelas en ese tipo de detalles si quiere resultar convincente para el gran público.

La página web Bubble Football nos habla de algunas de las películas más famosas que han rodeado al mundo del fútbol a lo largo y ancho del planeta. Probablemente, la más famosa de todas sea Evasión o Victoria, del año 1981, que es destacada en el artículo que os comentamos. En cuanto a las españolas, destacan, entre algunas otras, “Días de fútbol” o “El penalti más largo del mundo”, las dos con un componente cómico que siempre define al pueblo español y ambas de principios de este siglo XXI. Seguro que el equipo que se encargó de rodar, producir y escribir esas historias, sobre todo en la primera de las películas que hemos mencionado, nos podría contar lo difícil que es rodar un largometraje de este estilo.

Pero si eso ha sido complicado, imaginaos cómo tiene que haber sido el trabajo de los profesionales a cargo de “Un juego de caballeros”, una de las series más recientes de Netflix que se remonta a los inicios del fútbol moderno en Inglaterra. Imaginaos lo complicado que tiene que resultar caracterizar a los personajes, a los espacios y a todos los elementos que rodean un juego que a veces es tan complejo como el fútbol.

Si para el cine es importante caracterizar de una manera real a los personajes que forman parte de una película o serie, si queremos mostrar una historia sobre fútbol necesitamos, de manera irremediable, documentarnos sobre todo lo que tiene que ver con la ropa con la que se practica ese deporte para obtener esa fiabilidad que no puede faltar en cualquier filme. Los profesionales de Marian’s Sport, una entidad dedicada a la venta de calzado futbolístico, nos han comentado que recientemente han realizado labores de asesoría para la elaboración de un filme relacionado con la industria del fútbol.

Mostrar la realidad de cada momento es la clave del éxito

Es tan simple como eso. La historia puede ser muy buena, pero si no es respaldada por la realidad de cada momento presenta lagunas que pueden contribuir a que la película o serie no tenga la potencia que se desea adquirir con ella. Una serie como la de “Un juego de caballeros” ha puesto mucho hincapié en construir una imagen milimétrica acerca de los inicios del fútbol en Inglaterra y está obteniendo unos resultados que son realmente extraordinarios. La explicación está más que clara: cuanta más realidad, más probabilidad de éxito.

La conexión entre dos joyas de nuestro ocio, como lo son el cine y el fútbol, puede tener asociadas muchas ventajas que hay que saber explotar y a las que hay que saber llegar. Y es que no es nada fácil hacer que una historia relacionada con el fútbol cale en el espectador. Lo que está claro es que si conseguimos que la apariencia de sus personajes se asemeje a la de los futbolistas de la época real en la que se desarrolla la acción, tendremos muchas más opciones de conseguir una crítica positiva.

El comercio al por mayor, la alternativa para evitar las largas colas que se esperan en las tiendas debido al coronavirus

La llegada del coronavirus ha cambiado por completo cualquier plan que las empresas tuvieran previsto para el presente año 2020. Nos encontramos ante una pandemia como la que no hemos vivido desde hace 100 años, momento en el que la llamada gripe española (que curiosamente no nació aquí) se combinó con la I Guerra Mundial para dejar un panorama desolador a nivel económico. Es momento de que todos juntos tratemos de superar una crisis sanitaria y económica para la que no estábamos preparados y que jamás hubiésemos previsto. Y en ese plan tenemos cabida todos y cada uno de nosotros.

En los párrafos que siguen vamos a hacer incidencia en un aspecto como lo es el sector textil, que, como tantos otros, ha recibido con preocupación la llegada de este tipo de enfermedad puesto que ha impedido que la actividad económica se haya seguido desarrollando con la normalidad que nos hubiera gustado a todos. No cabe la menor duda de que, ahora que se empieza a revitalizar la economía, es importante que no se produzca un parón del consumo. La continuidad de muchas empresas, y por ende el futuro laboral de mucha gente, depende de eso. Y la industria textil no es inmune a eso.

Una noticia que fue publicada en el portal web Bolsamanía informaba de que el sector del comercio textil había recibido con mala gana el plan de desescalada del Gobierno. Y la verdad es que entendemos la postura, porque la economía no se puede revitalizar de manera rápida en este tipo de comercios y eso pone en riesgo un buen manojo de puestos de trabajo y comercios que necesitan obtener ingresos para tratar de resistir ante la situación de crisis económica en la que nos hemos visto envueltos de un día para otro.

Otra noticia, en este caso publicada en el portal web del diario Expansión, informaba de que este mismo sector hacía una previsión bastante funesta de lo que va a ser el año 2020, en el que dicen que se va a producir una caída del 37% en lo que tiene que ver con la facturación de la industria textil. Teniendo en cuenta que en los establecimientos se van a tener que llevar a cabo unas medidas sanitarias que van a pasar por reducir el aforo, es evidente que es probable que las previsiones se terminen transformando en realidades, aunque no queramos creerlo. 

Teniendo en cuenta que se avecinan tiempos en los que para comprar en una tienda es necesario armarse de paciencia debido a las limitaciones de aforo que se prevén, adquirir productos al por mayor se empieza a convertir en un asunto cada vez más aceptado y demandado por muchas personas, sobre todo por el hecho de que las superficies de esta índole son mayores y permiten una mayor entrada de gente. En el sector de la moda, desde luego, va a terminar siendo tendencia. Los profesionales de una empresa como lo es Liquistocks, que está especializada en la venta de productos al por mayor entre los cuales hay lotes de productos textiles y de moda, nos han comentado que este tipo de actuaciones ya es bastante habitual en los momentos en los que nos encontramos.

El comercio al por mayor, en peligro si lo está el minorista

Está claro que si el comercio minorista se encuentra amenzado de algún modo, también lo está el mayorista, que por definición es el que suministra a este tipo de entidades. Por tanto, a nivel económico global tenemos la necesidad de tener en cuenta a los pequeños comercios a la hora de soliviantar la situación. Son la base de nuestra estructura económica y, si gozan de buena salud, es mucho más probable que los negocios al por mayor también tengan buenas perspectivas.

La economía de un país es una ciencia que necesita que todos sus actores se encuentren en perfectas circunstancias para que todo funcione correctamente. Si hay uno que está enfermo, los demás corren riesgo. En este sentido, la economía actúa igual que un virus. Y es que la crisis que vivimos en el año 2008 es ideal para describir este comportamiento: todo comenzó en el sector de la construcción y después se fue extendiendo hasta el último resquicio de la economía española.

A nadie le cabe la menor duda de que se avecinan tiempos difíciles y en los que necesitamos la colaboración de todo el mundo para procurar que se pueda batir a esta crisis de una manera relativamente rápida y eficaz. Pero no será fácil. Mayoristas y minoristas tienen un papel destacado y necesario para la resolución de esta ecuación y es evidente que tenemos que contar con todos ellos para que podamos encontrar esa solución y volver a la normalidad tan pronto como se pueda. En los momentos que corren, esa sería la mejor victoria de la que podemos presumir.

Úbeda renacentista, la parada obligatoria para el turista cultural

Úbeda, ubicada en el centro geográfico de la Provincia de Jaén, en la Comarca de “La Loma de Úbeda”, es indiscutiblemente el centro comercial, cultural y de servicios de un gran territorio que abarca todo el arco oriental de la provincia. Núcleo de comunicaciones que enlaza Levante y Murcia con la Alta Andalucía y ésta con el valle del Guadalquivir. Puerta de entrada y salida de los parques naturales de Cazorla, Segura y las Villas y Sierra Mágina.

Llamada «la ciudad de los cerros», constituye un importante centro de atracción, cuenta con hospital comarcal, centros educativos y escuelas universitarias (UNED y SAFA), delegaciones de Hacienda y de la seguridad social, juzgados, capitanía de zona, Centro del Profesorado (CEP), etc., derivando en uno de los índices de centralidad más altos de toda Andalucía. Según el anuario de La Caixa, se trata de la capital de una de las provincias económicas de España, con una zona de influencia de más de 200 000 habitantes que acude habitualmente a comprar en ella.

Las calles renacentistas de Úbeda

Nuestros amigos guías en Úbeda, visitaubedaybaeza.com, te invitan a visitar el conjunto monumental renacentista de Úbeda, declarado Patrimonio de la Humanidad desde 2003, que representa uno de los destinos predilectos para los amantes de la historia, el arte y el patrimonio. En el pasado 2018, estas urbes festejaron el decimoquinto aniversario de la obtención de este título otorgado por la UNESCO, que ha contribuido a dar a conocer el inmenso legado de esta ciudad jiennense a nivel nacional e internacional, conformando uno de los destinos más atrayentes del turismo interior andaluz. Úbeda es una joya del Renacimiento, máxima exponente en el sur de Europa de la grandiosidad de esta etapa histórica.

Es precisamente la huella del famoso Vandelvira y, tras ella, la influencia y el poder de Francisco de los Cobos, los que están detrás de la riqueza monumental de Úbeda que posibilitó la protección de estas ciudades por parte de la UNESCO.

En Úbeda, que es la capital comercial y administrativa de la comarca de La Loma, es parada obligada la Plaza Vázquez de Molina, considerada como una de las más bellas de España y epicentro patrimonial de una ciudad culta, dinámica, comercial y cosmopolita.

Por otro lado, la ruta obligatoria por los pasajes naturales suele comenzar en Cazorla, un pueblecito de montaña absolutamente pintoresco. Dispararás hacia el Castillo de la Yedra, hacia las casitas blancas sobre las que se elevan las imponentes montañas, a los balcones dispuestos como en palcos hacia la plaza. Y allí, no podrás evitar sentirte diminuto ante las sobrecogedoras ruinas de una iglesia que nunca se llegó a construir, la de Santa María.

Otro paseo que merece la pena es el recorrido circular que lleva al nacimiento del río Cerezuelo, que nace donde acaba la visita a las bóvedas y vuelve de nuevo a la plaza de Santa María.

Finalmente, el resto del día suele dedicar a perderse -hay varios carteles turísticos que guiarán nuestros pasos-, y toparse con la señorial Plaza de la Corredera, con varias panaderías de las de pan «de verdad», con callecitas súper coquetas y llenas de flores y con varias tiendas de aceites, quesos y patés ibéricos de la comarca donde merece la pena repostar para el resto del viaje.

La sazón de Úbeda

La comida es otro de los elementos que definen la cultura de Úbeda, y es que sin duda ésta, viene marcada por su entorno e historia.

En Úbeda abundan los platos de origen romano, en donde se utilizan productos derivados de la harina de trigo. Asimismo, otras culturas como la judía o la árabe también han dejado su huella en su gastronomía.

En líneas generales comer en Úbeda es barato, sobre todo, si decides salir a tapear o a “ligar” (así se le conoce de forma popular), ya que con un par de bebidas puedes comer medianamente bien. No obstante, si te decantas por tomar raciones o menú, éstos no suelen ser muy caros.

El producto estrella de la zona es el aceite de oliva y su sucedáneo, la aceituna de mesa, que puede ser de verdeo, negra o de cornezuelo. Ésta se machaca y se prepara con productos tradicionales como la sal gorda, el laurel, el ajo o el tomillo. Para su conservación se le añade agua y se mete en una “orza” (recipiente de barro). También destacan los productos de la huerta, los cereales, las legumbres, el bacalao, la caza menor, las aves de corral, el cerdo, el conejo y los vinos locales.

Fiestas gastronómicas que no pueden perderse

  • En Navidad: a parte de los polvorones, mantecados y turrones típicos navideños, así como el roscón de reyes, se suelen hacer otro tipo de dulces como los borrachuelos (pastel hecho a base de masa y azúcar).  
  • En Semana Santa: Durante esta festividad es muy común tomar productos típicos de la zona como las habas verdes crudas que se acompañan con ochíos (pan de aceite con sal y pimentón), torrijas (rebanada de pan frita en leche con azúcar), bacalao con tomate, hornazo (pan de aceite con un huevo cocido), tortas de “masaceite” (pan de aceite y matalahúva), etc.  
  • En verano: a lo largo de esta estación apetece tomar productos ligeros y refrescantes como el gazpacho (sopa fría hecha a base de agua, pan, aceite de oliva, vinagre, tomate, pimiento, pepino, cebolla y ajo), la pipirrana (ensalada de tomate, cebolla, pimiento verde, pepino, orégano, aceite, vinagre y sal), la sangría (vino con gaseosa y melocotón), ensalada de pimientos rojos asados o de naranjas con aceite y cebolleta (un sucedáneo de la cebolla), así como caracoles. 
  • En invierno: guisado de garbanzos con acelgas o de habas con berenjenas, migas de pan con chorizo y bacon, garbanzos mareados o morrococo (tras hacer el potaje de garbanzos, éstos se sirven solos y se mezclan con aceite), garbanzos con espinacas, papajotes (pan frito en leche con azúcar), etc.

Las fiestas locales más tradicionales

Entre las Fiestas y tradiciones destaca, en primer lugar, la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional en 1975 siendo la celebración con más arraigo y tradición de las que se celebran en la Ciudad y a la que además de los excepcionales desfiles procesionales se suma, el Martes Santo, la interpretación del Miserere de Eslava en la S.I. Catedral.

Otra Fiesta de interés es la del Corpus Christi, que conserva antiguas reminiscencias de los siglos XV y XVI. La procesión del Santísimo tiene un carácter de gran solemnidad, se realiza en la Custodia procesional del XVIII, sin duda la más preciada joya de orfebrería de la ciudad, realizada por el maestro platero de Antequera Gaspar Núñez de Castro. Las calles del recorrido se cubren con toldos y se decoran con altares y alfombras.

Es reseñable en este apartado la Feria de Agosto, en Honor de la Patrona de Baeza, Ntra. Sra. María Stma. del Alcázar. Durante esos días se celebran actos deportivos, torneos, actos culturales, conciertos, espectáculos taurinos y unos días antes relacionado con el mundo del caballo, el Concurso Nacional de Saltos. Debemos destacar la Feria de Día, que transcurre en el Paseo de la Constitución acondicionado con un microclima, y donde tienen lugar distintas actuaciones musicales y folclóricas. Se instalan Casetas en las que se degustan platos típicos y se disfruta del “tapeo.”

Destaca entre las Fiestas populares las Cruces de Mayo, que se ubican en todo el Barrio Monumental y Casco Histórico, retomando una antigua tradición de levantar altares y cruces en el mes de Mayo, coincidiendo con la festividad de la Exaltación de la Cruz y son realizadas en su mayoría por Cofradías y Hermandades de Baeza.

También enraizada en el sentir popular está la Romería De La Yedra. De larga tradición centenaria, se celebra en honor de la Virgen del Rosel a la que acompañan a su Santuario miles de personas en carretas engalanadas. Junto al Stmo. Cristo de La Yedra, forma una Cofradía que cuenta con gran devoción. Se celebra el primer sábado de septiembre.

Por último las Reales Fiestas del Concejo de Baeza en honor de San Andrés. En el mes de noviembre se celebran estas Fiestas medievales que cambian la fisonomía de la Ciudad, realizándose un mercado medieval, distintos actos culturales, religiosos y festivos, teatro de calle, espectáculos musicales y de danza.