El comercio al por mayor, la alternativa para evitar las largas colas que se esperan en las tiendas debido al coronavirus

La llegada del coronavirus ha cambiado por completo cualquier plan que las empresas tuvieran previsto para el presente año 2020. Nos encontramos ante una pandemia como la que no hemos vivido desde hace 100 años, momento en el que la llamada gripe española (que curiosamente no nació aquí) se combinó con la I Guerra Mundial para dejar un panorama desolador a nivel económico. Es momento de que todos juntos tratemos de superar una crisis sanitaria y económica para la que no estábamos preparados y que jamás hubiésemos previsto. Y en ese plan tenemos cabida todos y cada uno de nosotros.

En los párrafos que siguen vamos a hacer incidencia en un aspecto como lo es el sector textil, que, como tantos otros, ha recibido con preocupación la llegada de este tipo de enfermedad puesto que ha impedido que la actividad económica se haya seguido desarrollando con la normalidad que nos hubiera gustado a todos. No cabe la menor duda de que, ahora que se empieza a revitalizar la economía, es importante que no se produzca un parón del consumo. La continuidad de muchas empresas, y por ende el futuro laboral de mucha gente, depende de eso. Y la industria textil no es inmune a eso.

Una noticia que fue publicada en el portal web Bolsamanía informaba de que el sector del comercio textil había recibido con mala gana el plan de desescalada del Gobierno. Y la verdad es que entendemos la postura, porque la economía no se puede revitalizar de manera rápida en este tipo de comercios y eso pone en riesgo un buen manojo de puestos de trabajo y comercios que necesitan obtener ingresos para tratar de resistir ante la situación de crisis económica en la que nos hemos visto envueltos de un día para otro.

Otra noticia, en este caso publicada en el portal web del diario Expansión, informaba de que este mismo sector hacía una previsión bastante funesta de lo que va a ser el año 2020, en el que dicen que se va a producir una caída del 37% en lo que tiene que ver con la facturación de la industria textil. Teniendo en cuenta que en los establecimientos se van a tener que llevar a cabo unas medidas sanitarias que van a pasar por reducir el aforo, es evidente que es probable que las previsiones se terminen transformando en realidades, aunque no queramos creerlo. 

Teniendo en cuenta que se avecinan tiempos en los que para comprar en una tienda es necesario armarse de paciencia debido a las limitaciones de aforo que se prevén, adquirir productos al por mayor se empieza a convertir en un asunto cada vez más aceptado y demandado por muchas personas, sobre todo por el hecho de que las superficies de esta índole son mayores y permiten una mayor entrada de gente. En el sector de la moda, desde luego, va a terminar siendo tendencia. Los profesionales de una empresa como lo es Liquistocks, que está especializada en la venta de productos al por mayor entre los cuales hay lotes de productos textiles y de moda, nos han comentado que este tipo de actuaciones ya es bastante habitual en los momentos en los que nos encontramos.

El comercio al por mayor, en peligro si lo está el minorista

Está claro que si el comercio minorista se encuentra amenzado de algún modo, también lo está el mayorista, que por definición es el que suministra a este tipo de entidades. Por tanto, a nivel económico global tenemos la necesidad de tener en cuenta a los pequeños comercios a la hora de soliviantar la situación. Son la base de nuestra estructura económica y, si gozan de buena salud, es mucho más probable que los negocios al por mayor también tengan buenas perspectivas.

La economía de un país es una ciencia que necesita que todos sus actores se encuentren en perfectas circunstancias para que todo funcione correctamente. Si hay uno que está enfermo, los demás corren riesgo. En este sentido, la economía actúa igual que un virus. Y es que la crisis que vivimos en el año 2008 es ideal para describir este comportamiento: todo comenzó en el sector de la construcción y después se fue extendiendo hasta el último resquicio de la economía española.

A nadie le cabe la menor duda de que se avecinan tiempos difíciles y en los que necesitamos la colaboración de todo el mundo para procurar que se pueda batir a esta crisis de una manera relativamente rápida y eficaz. Pero no será fácil. Mayoristas y minoristas tienen un papel destacado y necesario para la resolución de esta ecuación y es evidente que tenemos que contar con todos ellos para que podamos encontrar esa solución y volver a la normalidad tan pronto como se pueda. En los momentos que corren, esa sería la mejor victoria de la que podemos presumir.

Conociendo a las empresas de ropa mayoristas

En multitud de veces seguro que has visto que una empresa de ropa se la denomina mayorista. Puede ocurrir que te guste algo de su catálogo y no puedas adquirirlo. Las empresas mayoristas lo que hacen es vender para otras empresas. Como nos comentan desde HHG, esto es algo que a muchos de sus trabajadores les dicen y es que una buena ropa actual y de calidad no pasa desapercibida, ni por profesionales del ramo ni por los clientes.

¿Qué diferencias hay entre mayoristas y minoristas?

La principal podemos decir que radica en el sitio que ocupan en la cadena distribuidora. Los comerciantes minoristas son el último eslabón de la cadena, la cual tiene el contacto directo con el usuario final.  Los minorista pueden llegan a ofertar servicios, comercializar productos o las dos cosas. La gran mayoría de las tiendas donde adquirimos por lo general son minoristas.

El nacimiento de los mayoristas fue debido a un tema de tanta importancia como es la eficiencia en la empresa. Pensemos en que nuestra empresa trabajase con multitud de clientes muy alejados en lo geográficos. Si nos encargamos de la venta directa, queda claro que el proceso puede ser de gran complejidad y ser bastante más caro. Por esta razón aparecieron estas empresas.

Las respuestas en nuestro país a la necesidad de ropa mayorista

En el caso de HHG de los que hablábamos antes, no son unos recién llegados, pues llevan operando desde 1985, con dos colecciones al año de moda de mujer, donde ponen especial énfasis como ellos dicen a la calidad y a unos precios bastante ajustados.

El secreto para el éxito está en ofertar unas colecciones de ropa de mujer que valen para el día a día de la mujer moderna.

Como decíamos antes, si se quiere contar con sus modelos, hay que ser mayorista. Así es como puedes contar con un proveedor de moda de verdadera confianza. Al entrar en su web es posible conocer su gran catálogo de venta mayorista de ropa de mujer y así sacar provecho a sus descuentos especiales en moda al por mayor.

El motivo por el que el precio al por mayor es más económico que el precio minorista es que da un servicio a los consumidores.

Por ello, con independencia de quien haga la compra, el hacer compras al por mayor es algo de lo más común cuando se quieren obtener productos a buen precio para poder venderlos después a precios más elevados.

El funcionamiento en que se basa la compra al por mayor es que los fabricantes, proveedores o empresas mayoristas comercializan lotes de gran tamaño de sus productos a los comerciantes.

Todo esto tiene un significado, y es que los comerciantes deben contar con un cierto capital inicial para poder adquirir todos los artículos. El caso es que esto es un beneficio una vez que empiezan a vender los artículos de forma individual, pues se revende cada producto con un margen de beneficio a los consumidores regulares o a otras empresas.

¿Cómo se pagan en este tipo de empresas?

Va a depender de cómo sea la empresa, en muchas se puede hacer venta física. En HHG, por ejemplo, tienen tiendas y almacenes, donde se pueden comprar los artículos y así verlos en el momento y poder recoger el pedido de ropa al instante o a que se les envíe.

Mediante la web es posible hacer la selección y pedirlo por la red, donde pueden también verse los artículos que están a disposición de los usuarios, además de detalles como los colores o las tallas. Una vez se termina con el pedido, se pasa al pago, donde como en muchos de los establecimientos se puede hacer el pago de tres maneras, con tarjeta, PayPal o transferencia.

Una manera bastante eficaz de trabajar que es llevada a cabo por muchas empresas mayoristas.

¿Dónde podemos comprar ropa para venderla en la tienda?

El montaje de una tienda de ropa es de las opciones más recurrentes para bastantes emprendedores, en especial los que tienen un gran interés por la moda, pero si se quiere abrir un negocio independiente, hay que optar por la búsqueda de proveedores para el género.  Ahora vamos a ver dónde se puede adquirir ropa para vender en la tienda. Existen una serie de opciones:

Proveedores y mayoristas de ropa

Una de las estrategias más comunes es el ir a las empresas que venden ropa al por mayor. La idea es adquirir los productos que más te agraden o interesen. De esta forma se pueden conseguir a buen precio y así abastecer la tienda con colecciones de lo más variado y que se pueden adaptar a la segmentación de clientes que tengas. Si además contactar con distintos mayoristas, es posible elegir ropa en uno u otro, dependiendo de lo que pienses que es mejor para tu tienda.

Directorios y plataformas de venta al por mayor

Existen varios, es posible encontrarlos en los listados de mayoristas de ropa. Queremos hacer la vida más simple con la selección de las plataformas y directorios.

Proveedores.com, es un directorio que ofrece la conexión entre empresas y proveedores. Se puede consultar de manera gratuita los datos de contacto de las empresas.

Solostocks.com, el portal en el que las empresas ponen a la venta lotes de productos. A veces son artículos procedentes de empresas en liquidación y que lo que quieren es deshacerse del género, lo que puede suponer oportunidades interesantes.

Los compradores tienen uso gratuito, donde se puede buscar el producto que deseas y entrar en contacto con los proveedores con un formulario en el portal.

Merkandi, una plataforma de venta al por mayor, en donde se puede encontrar un directorio donde podemos encontrar toda clase de mayoristas, tanto para ropa como artículos de moda. Registrarse es gratis, por lo que es recomendable revisar si esta clase de servicio puede encajar con los objetivos que tengas.