Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

De los detalles depende la buena calidad del cine español

Hay pocas maneras de hacer arte que sean más complicadas que el cine. Esta ciencia (porque está claro que es toda una ciencia) depende de una buena cantidad de asuntos: el dinero del que dispongamos para la producción, la calidad de los actores y actrices, el guión de la película o serie que queramos grabar, el escenario en el que se sitúe la trama… todo importa y nada debe quedar al margen de la casualidad o el azar. Esa es la base sobre la que se asienta una buena película o serie. Una base sólida implica tener en cuenta todo lo que os decimos.

¿Cuál de las cuestiones anteriores es la que os resulta más difícil de alcanzar? Seguramente, cada cual tenga un punto de vista que no coincida para nada con el de la persona que tiene a su lado. En nuestro caso, os diremos lo que nos parece más complicado: creemos que no hay cosa que resulte más difícil que montar un decorado para una escena en concreto… Es mucho más difícil de lo que parece y, cuando es interior, más todavía. Los detalles de los que hay que estar pendientes son muchos y no hay que olvidarse de ninguno.

Una noticia publicada en la página web del diario ABC informaba de que España fue el cuarto país que más películas produjo entre los años 2007 y 2016 en Europa. Eso quiere decir que hay una tradición cinematográfica en España que hacen de nuestro país uno de los más potentes en este sentido. Y precisamente por eso hay muchas personas que saben de primera mano lo que hace falta para hacer una película de primer nivel. Está claro que estamos creciendo mucho en este sentido y que nuestro país tiene mucho que ofrecer todavía en este sentido.

Otra información, recogida en este caso por el portal web Statista, hablaba de algunos datos estadísticos del cine español en los últimos tiempos. Se comentaban tres datos concretos: la facturación en taquilla (que ascendía hasta los 161 millones de euros), la película más taquillera (que fue «Padre no hay más que uno 2») y el precio medio de una entrada en el cine (que fue de 5’91 euros). Como veis, se pueden extraer muchos datos y muchas conclusiones relativas a este asunto. Desde luego, estamos hablando de una industria muy potente y que tiene todavía mucho que decir en nuestra sociedad.

El cine es una de las industrias que mejor puede funcionar en España pero que requiere de un trabajo muy preciso, sobre todo cuando llega la hora de preparar un decorado. Hay que hacerlo lo más parecido a la realidad posible y es lógico que ese sea el motivo por el que son cada vez más las productoras que compran manillas, manivelas, herrajes… Es lo que nos han transmitido los profesionales de Mani-Grip en una charla reciente en la que nos han trasladado asimismo que, de cara al futuro, la previsión es de que aumente la cantidad de productos de este tipo de que demanden las productoras.

La verosimilitud importa

Ni que decir tiene que todo lo que otorgue verosimilitud a un entorno tiene una gran importancia para prácticamente todo el mundo en materia cinematográfica. A la hora de construir historias, es importante que el contexto esté bien armado y que no haya nada que quede en evidencia. Está claro que muchas veces es difícil conseguirlo, todo depende de lo que queramos contar y dónde se desarrolle, pero es cierto que cuidar de los detalles es una de las cuestiones de las que no nos podemos olvidar bajo ningún concepto.

El cine español, por mucho que haya gente que se encargue de decir lo contrario, funciona. Está claro que no estamos al nivel del cine de Estados Unidos, pero es que ese tampoco debe ser el objetivo. Lo importante de verdad es que la gente se acostumbre a que haya películas españolas en taquilla y que las productoras se encarguen de hacer buenas películas y que cuiden esos detalles que hemos venido comentando. Esa es la clave del éxito para una industria que se lo merece como la que más y que además no lo ha pasado bien durante la pandemia.

Está claro que hay muchas cosas a las que el cine español puede aspirar. Creemos que de verdad se puede conseguir, porque en España tenemos verdaderos profesionales encargados de hacer grande a esta industria. La verdad es que es gracias a ellos y ellas por lo que está saliendo adelante el cine español, que ha progresado de un tiempo a esta parte y que todavía tiene mucho que decir incluso dentro del panorama internacional. Hay que soñar en grande y, además, en España tenemos motivos para ello.