El medioambiente nos necesita y salvarlo está en nuestras manos

El planeta Tierra está sobrecargado. Una simple vuelta por el campo o un vistazo a las cunetas de nuestras carreteras así lo confirma. Después de años y años de producción incontrolada, consumo poco ético e inconsciencia sobre las necesidades y los cuidados de nuestro planeta, el medioambiente clama a gritos un ‘stop’ para regenerarse y, sobre todo, para que tomemos consciencia. Y no es para menos, ya que nuestra salud depende de la salubridad de nuestras aguas, el oxígeno que respiramos lo crean los árboles, las abejas nos aportan el equilibrio necesario que reciben del polen que a su vez proviene de las flores y entre los muchos beneficios de las plantas se encuentran que filtran el agua de la lluvia o que impiden que los ríos se desborden.

Cierto es que cada vez existe una mayor conciencia, cada vez más personas se identifican con el estilo de vida ecológico y optan por adoptarlo y, sobre todo, cada vez más empresas e industrias deciden aportar su granito de arena con el objetivo de generar la menor cantidad posible de residuos. Y es que si los niveles de contaminación ya eran elevados hace apenas un par de años, la crisis del coronavirus ha provocado una situación de emergencia extrema. En 2020, se registraron más de 130.000 infracciones ocasionadas por personas que desechaban sus guantes y sus mascarillas en la naturaleza, por lo que también se tramitaron más de 4.000 delitos contra el medio ambiente.

Es por ello por lo que cada vez más negocios están implementando el uso de bolsas de plástico biodegradables. Como nos recuerdan nuestros amigos de Bioplásticos Genil, este tipo de bolsas se fabrican con materias primas procedentes del almidón de maíz o de patata, que a su vez están bajo unos estrictos estándares de calidad que cumplen con la normativa EN 13432 que regula las bolsas biodegradables compostables. Para comprobar si las bolsas que nos ofrecen, y que al fin y al cabo estamos pagando tras la aplicación de la norma que lo regula, debemos fijarnos en los logotipos que lleva impresos, tales como la identificación de que ha sido fabricada con materiales biodegradables compostables, los logos de la entidad certificadora que ha auditado el material y el número de certificado del fabricante.

Y si nos hemos centrado en la problemática del plástico es porque este material tarda 1.000 años en descomponerse, arrasando durante este tiempo con arrecifes de corales, contaminando nuestros mares y provocando la muerte de numerosas especies marinas, como las tortugas que se enganchan con las bolsas, los peces que creen que es comida y las etiquetas y otras piezas plásticas que encontramos cuando nos damos un baño en la playa. Además, se ha descubierto que numerosos pescados llegan a nuestra mesa con una gran cantidad de microplásticos que, irremediablemente, pasarán a nuestro organismo.

¿Qué podemos hacer para salvar el planeta?

Reducir el consumo de plástico y fácil y barato. Puede ser que en un primer momento consideremos que hay muchos elementos por comprar, pero la realidad es que estos sustitutivos del plástico duran muchos años y en numerosas ocasiones los tenemos dando vueltas por casa sin saber cómo darles uso. Aquí va una pequeña selección:

  • Evitar comprar agua embotelladas en plástico. Hay muchas alternativas a las botellas de plástico de un solo uso, como pueden ser las cantimploras, las botellas de vidrio o incluso las botellas retornables. En cualquier caso, la mejor opción es optar por beber agua del grifo previamente filtrada con un buen filtro para quitar todas las impurezas.
  • Di no a las pajitas de plástico. En este caso, también existen muchas alternativas. Y es que las pajitas de plástico presentan un gran problema, ya que acaban en el mar y muchas especies marinas se tragan este objeto y después son incapaces de respirar. La buena noticia es que son totalmente prescindibles, pero, si aún así sigues considerando que son necesarias en tu día a día, puedes optar por las pajitas de bambú o de metal, que además ya se pueden encontrar en cualquier comercio.
  • Acude al supermercado y a la frutería con tus propias bolsas reutilizables. En la actualidad, cualquier gran superficie tiene a la disposición de los consumidores bolsas reutilizables y los pequeños comercios están apostando por las bolsas de tela. Sea cual sea la opción que prefieras, este tipo de bolsas son muy versátiles, duran mucho tiempo y permiten que ahorremos en bolsas. Además, para comprar piezas de fruta podemos optar por bolsas pequeñas de malla o de tela, ya que no pesan y son muy fáciles de lavar.
  • Al trabajo o de camping, con tuppers de cristal o de acero inoxidable. Olvídate de los tuppers de plástico, que además retienen mucho el olor y tienen un periodo corto de vida.

La pandemia activa la necesidad de reformar miles de viviendas en España

Reformar una vivienda es algo que parece haberse puesto de moda en los últimos meses en España. Parece que todo el mundo se ha ido dando cuenta de las ventajas que implica un proyecto como del que os vamos a hablar en todos estos párrafos. Y es que no hay duda alguna al respecto: si muchos españoles y españolas quieren obtener una mayor calidad de vida y un mayor bienestar en su domicilio, la alternativa para por realizar reformas. Muchas viviendas en nuestro país no están en las condiciones de poder garantizar esas ventajas. Triste pero cierto. 

Este asunto también es válido para los negocios o las instituciones, no solo para los particulares. Estamos al tanto de la tremenda reforma que está haciendo lugar como el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. También del ingente número de supermercados está reformando la empresa Mercadona. En definitiva, un lavado de imagen es un proyecto que puede venir bien tanto pequeñas familias que buscan una mejora en comodidad como a grandes instituciones que necesitan modernizar sus instalaciones para seguir captando público. En todos los casos, la necesidad es la misma: progresar en sus propósitos y cumplir sus objetivos. 

Volviendo al tema de la vivienda, nos hemos encontrado con una noticia de la página web Idealista que aporta un dato que seguro que nos va a llamar la atención: la pandemia ha provocado que se produzcan 1’3 millones de mudanzas y, ojo a esto, 4 millones de reformas a lo largo y ancho del territorio español. Lo que está claro es que, para mucha gente, la pandemia ha marcado un antes y un después en materia de vida en el hogar. Ha bastado un confinamiento de varios meses para que nos hayamos dado cuenta de ello. 

Han sido muchos los profesionales especializados en reformas que se han dado cuenta del aumento del número de proyectos de este tipo en nuestro país desde la llegada del coronavirus y especialmente desde la finalización de la primera ola, que se produjo justo antes de la llegada del verano. Ha bastado un aumento del tiempo que pasamos en casa para que nos demos cuenta de todo aquello que falla en el hogar y le busquemos una solución. Es precisamente eso lo que explica ese aumento del trabajo en materia de reformas, según nos han comentado los profesionales de Grupo Navitec

Lo cierto es que estamos hablando de un asunto que ya era muy necesario antes de que el coronavirus formara parte de nuestras vidas. En España, hay un montón de viviendas que se construyeron hace demasiados años y que no han sufrido ningún tipo de reforma después de algunas décadas. Es momento, por tanto, de que se empiece a garantizar esa seguridad y comodidad que tanto llevamos demandando. Hay mucha gente a la que le hace falta esto como el respirar. Ganar en calidad de vida y en bienestar, al contrario de lo que algunos creen todavía hoy, es necesario para mejorar en salud. Y la salud es un derecho básico en nuestro país. 

El gobierno, implicado en un proyecto de reforma a gran escala 

Una noticia a la que hemos tenido acceso gracias a la página web del diario Expansión indicaba cuáles eran los detalles de un ambicioso plan liderado por el Gobierno central en el que estaba previsto un desembolso de 2.000 millones de euros en la reforma de viviendas en nuestro país. Sin duda, esta es una muy buena noticia, sobre todo teniendo en cuenta que el parque de viviendas español tiene una media de 50 años. Son demasiados como para disfrutar de una vida segura, plena y digna. 

La rapidez con la que se ejecute ese proyecto es fundamental, porque el simple paso del tiempo no hace sino aumentar las posibilidades de que un edificio se convierta en más y más peligroso. Que se eliminen trámites burocráticos y que arranquen las obras cuanto antes es la petición de todas las personas que necesitan una de estas reformas como el comer. Es un asunto demasiado serio como para dejarlo en el aire por mucho tiempo. El Gobierno ha de ser claro y eficaz en la ejecución de estas. 

Otros países de nuestro entorno ya han ejecutado planes similares a los que ahora intenta desarrollar el Gobierno. Y los resultados han sido magníficos. Por tanto, la principal ventaja de la que disponemos en España es contar con esa experiencia que tienen nuestros socios y que debe permitirnos hacer bien las cosas. Y, sobre todo, que se haga de una manera rápida sin que eso afecte a la seguridad de trabajadores y los propietarios de dichas viviendas. Estamos seguros de que lo podemos conseguir. A fin de cuentas, el que persigue una mejora con toda su alma, la suele conseguir. 

Cómo hacer una mudanza fácil

El calendario suele marcarnos una serie de fechas importantes cuando se tiene que organizar una casa. El momento de temporada alta de mudanzas se encuentran entre los meses de junio y octubre. De igual forma, los calendarios, aunque ello parezca mentira, siguen bastante fijados por la dinámica escolar.

Mudarse o los cambios no son algo sencillo, siendo un proceso de lo más pesado y con cierto agobio que la mayoría de la gente quiere evitar. Vamos a ver una serie de trucos y procesos que nos pueden ayudar, como dicen Mediterráneo Exprés, basándose en su experiencia profesional.

Sin Piedad

Algo que hay que tener claro es que antes de que se produzca la mudanza, no te vayas a llevar una gran cantidad de cajas de cosas que no sabes ni el motivo por el cual las quieres.

No olvidemos que siempre es buena hora para deshacernos de todo lo que no queramos, hasta de esas cosas que las tienes y no sabes ni la razón.

Lo mejor es que cuantas menos cajas te lleves, menos dolor de espalda tendrás y más rápido se irán colocando las cosas en tu casa, encontrándote mejor en ella y con esa sensación de emplear de nuevo.

Haz limpieza en tu casa nueva

Se puede contratar para que te lo hagan o hacerlo por tu propia cuenta.

Kit básico

Existen algunas cosas que cuesta no tener para afrontar el día a día. Lo mejor es preparar un kit con todas esas cosas que te parezcan básicas, desde ropa y mudas a cargadores o las clásicas medicinas básicas.

El cofre del tesoro

Desde luego que la joyerías, objetos de valor, así como documentación del valor, tiene que estar siempre controladas y a buen recaudo.

Organización las cajas y etiquétalas

Si las haces las cajas o te las hacen, es necesario que las saber que las cajas se tienen que hacer por las habitaciones o por muebles. Es la manera de que después sea sencillo localizar o colocarlo.

Deja las cajas donde corresponda

Hay que dejar siempre las cajas en el sitio donde se deban ubicar, además de ser lo lógico, vas a poder ahorrar bastante tiempo.

Empieza por la cocina

Nuestra recomendación es que se debe comenzar a organizar la casa por la zona de la cocina. Para nosotros los españoles, es el punto central en el que gira bastante parte de nuestra vida diaria. Por esto debe ser de los primeros.

Prepara un plan de acción

El plan es base a la hora de lograr una mudanza tranquilina, pues conoces la casa de la que has venido y conoces ya la casa a la que vas a ir. Por todo ello deberás preparar un plan de acción con una serie de cosas:

Los días en los que se van a guardar una serie de cosas, como por ejemplo el jueves tocará el comedor

El día de la mudanza

Las jornadas en las que se colocarán todas las cosas en el nuevo hogar.

Una forma bastante lógica y que funciona muy bien para saber si vas bien o mal.

Pon música

La música nunca viene mal y además es de gran ayuda para poder concentrar e ir manteniendo el ritmo, así no te agobiarás y el trabajo se convertirá en algo con lo que incluso poder divertirse.

En el caso de que tengas niños o mascotas, lo mejor es que alguien te los vaya a cuidar en esos días o los momentos más complicados.

No dejes nada sin colocar

Todas las cajas deben quedar colocadas, puesto que todos sabemos que en cuanto pasan unos días, seguro que terminará en una esquina apartado repleta de polvo.

Positividad

Seguro que todo esto que te hemos dicho va a ser una mudanza con mayor tranquilidad, control y feliz. Siempre es importante centrar en el objetivo y siempre ser positivo, primero una caja y después otra. El contar con un buen ánimo lo es todo en un proceso como éste.

Las mudanzas, sea como sean, muestran una serie de cosas nuevas. Siempre es una buena oportunidad de comenzar de nuevo e ir cambiando todo lo que antes no nos terminaba de gustar.

Siempre solemos quejarnos de lo aburrida que es la rutina diaria, precisamente por eso una mudanza es interesante, pues permite que conozcamos quizá a gente nueva, podamos decorar espacios nuevos, ir conociendo y aprendiendo de los errores que podamos tener y saber más de nuestra nueva casa.

Al final lo poco malo que pueda haber pasará rápido y merecerá la pena, pues cuando queramos darnos cuenta ya estaremos instalados en nuestro nuevo hogar.

El verano hogareño

Hay quien opina que este año el verano va a ser un despiporre. Hay cierta tendencia a pensar que tras el confinamiento que hemos vivido en todo el país, toda la sociedad está deseando vivir de nuevo la mayor parte del día al aire libre y eso significa playa, aperitivos en terrazas de bares o helados en terrazas de heladerías, parques con juegos infantiles llenos de niños y muchísimas actividades al aire libre ¿verdad? Bueno, pues no está tan claro porque ha también quienes vaticinan un verano mucho más hogareño de lo que muchos se piensan.

Y es que, por un lado, aunque no se haya aplicado aún, la limitación de aforo, tiempo de estancia y otras normativas que van a entrar en vigor este año en las playas españolas va a provocar que no sea tan sencillo, o tan idílico, volver a pisar la arena este año.

Pensémoslo bien. Si donde antes cabían 2.000 personas (y aún asín era complicado encontrar un hueco en la arena donde instalar el campamento playero) ahora van a dejar pasar solo a 1.000 podemos asegurar que esos huecos van a estar más solicitados que el rollo de papel higiénico en un baño público. En otras palabras, que o te levantas a las 7 de la mañana para ir a coger sitio o dudo mucho que consigas dejar la toalla.

Por otro lado, si hay limitación en el tiempo de permanencia en la playa ya podemos olvidarnos de eso de “Vámonos a pasar el día”, porque se está hablando de dar pases de dos horas en algunas playas así que nada de preparar la comida, la nevera fresquita e irnos a jugar, comer, bañarnos, echar la siesta y tomarnos el helado en la playa porque, como mucho, te dará tiempo a un par de baños y un poquito de sol tumbado en la toalla mientras vigilas los juegos infantiles.

Y esa es otra, porque en muchas playas se va a reservar 6 metros de arena en la orilla como mínimo, y 10 metros en las playas más grandes, para el paseo de transeúntes y ¿sabéis quiénes eran los que más disfrutaban de la orillita del mar? Los niños. Si ya no pueden sentarse en la orilla, cubo y para en mano, a construir castillos ¿en qué van a ocupar su tiempo?

Si a todo esto le sumamos el hecho de algunos de nosotros seguimos teniendo cierto respeto al coronavirus y, por lo tanto, el tema de las terracitas puede que se mire un poco con lupa en ciertos sectores, ¿qué nos queda? Y no me digáis que la piscina porque no todos tenemos acceso a una así que… ¿verano hogareño?

Ocio adaptado

Ahora bien ¿un verano más hogareño tiene que ser por necesidad un verano más aburrido? Pues no, hay muchas cosas que podemos hacer para tener un verano más hogareño sin necesidad de acabar aburridos como una ostra mientras nos tiramos de los pelos.

En Rolltec nos han confirmado que el número de presupuestos que les están solicitando a través de su web es ahora mucho mayor que el de otros años en ese mismo mes, en junio, por lo que podemos deducir que el número de familias que está pensando en sacarle provecho a sus terrazas y balcones ha aumentado notablemente este 2020 así que ese ocio de interior va a estar a la orden del día.

Por un lado tenemos que pensar en quienes no tienen ni un triste balcón al que sacarle ese partido del que hablábamos antes, pero debemos tener en cuenta una cosa: disponer de un espacio exterior, por pequeño que sea, es maravilloso tanto para adultos como para niños que van a pasar el verano en casa pero hay provincias españolas, muchísimas de ellas, donde no se puede estar en la calle entre las 12:00 y las 18:00 porque el sol es, literalmente, insoportable. En esos caso el toldo puede ayudarte a pasar una mañana agradable antes de las 12, o después de las 18, pero en las horas centrales del día no necesitas un toldo que te cubra del sol, lo que necesitas es aire acondicionado o agua, y si la piscina y la playa no son una opción, tal vez un salón fresquito es la mejor elección que podemos hacer.

Tardes de juegos de mesa, tardes de cine familiar, tardes de manualidades… hay mil cosas que podemos inventar para pasar el tiempo en familia y, de hecho, eso es lo que vamos a tener que aplicar este verano en muchos casos.

Hoy por hoy, y teniendo en cuenta lo que se nos avecina, parece que intentar aprovechar cada instante es la mejor de las opciones posibles. ¿Y a qué me refiero con esto? Pues me refiero a que si conseguimos pasar un par de horas en la playa una vez por semana, o en la piscina, hay que aprovechar esas dos horas como nunca, pero también hay que saborear ese helado en la terraza del bar mientras hablamos de nuestras cosas con amigos y familiares, hay que saber pasear en familia, disfrutando del tiempo al aire libre, cuando salimos a que nos dé el aire a las 19:00 en pleno mes de agosto, y hay que disfrutar de cada instante que podamos vivir juntos dentro de nuestros hogares.

Un verano hogareño no tiene porqué ser un verano aburrido, así como tampoco ha de implicar que sea un verano en el que no hagamos nada al aire libre, lo que implica es que debemos amoldarnos un poco a la realidad actual y ser conscientes de que nuestra sociedad ha cambiado, por lo menos ha cambiado para este año y no sabemos si para alguno que otro más. Y por supuesto también implica otra cosa, que empecemos a valorar más lo que tenemos y menos lo que añoramos porque siempre, en todos los casos, cada situación tiene ventajas y desventajas, y puede que aceptar lo que podemos tener y vivir ese instante como algo único y mágico nos haga la vida un poco más feliz.

Cosas de casas que otros pueden hacer por ti

Hay verdades que no tienen vuelta de hoja. Que el día tiene 24 horas es una de ellas. No podemos sacar una más ni una menos. De ahí que muchas veces se nos quede corto el tiempo para hacer todo lo que tenemos que hacer en una sola jornada. De ahí el deseo de que ojalá tuviéramos 25 o 26 horas al día.

Ahora bien, está demostrado que si no nos da tiempo a hacer las cosas durante el día eso se debe a que no sabemos rentabilizar el tiempo. Que lo gastamos en cosas que no tenemos que hacerlo. Cuando nos queremos dar cuenta nos vemos que ya estamos en la cama y preparando el día siguiente. El día medio de un español viene a ser. Levantarse a las 7, ducha, preparar a los niños, llevarlos al colegio. Volver para ir al trabajo. Recoger a los niños. Hacer los deberes. Preparar la cena. Poner la colada y planchar. Y sí, ahora mismo me da lo mismo que sean hombres y mujeres, ambos sexos están sometidos a esta tiraría del tiempo.

La falta de tiempo para hacer cosas juntas es uno de los problemas que siempre tienen las parejas. Ya no se tiene tiempo como cuando eran novios y ahora todo se vuelve en rutina. So muchas las parejas que rompen por culpa de una mala planificación de las tareas del hogar.  Por eso, lo mejor es pasar tiempo juntos. Y, ¿cómo se consigue? Pues dejando en manos de otros las cosas que nos hacen perder tiempo en casa. Son muchas las cositas que pueden hacer los demás para que te dejen tiempo de sobra a ti y a tu pareja. Si quieres saber cómo hacerlo, solo tienes que tomar nota. Ya verás cómo así el día no necesitará tener más horas.

Limpiar la casa

De lunes a viernes hay que cumplir con las labores como trabajador y como padres. Son 24/5 dedicado a lo que anteriormente te hemos contado. Sin embargo, lelga el fin de semana y es el momento de disfrutar del tiempo juntos. Pues no, ahora es el momento de limpiar la casa después de cinco días sin hacer nada. Las pelusas no faltan debajo de los muebles, el polvo se acumula en todos los lugares y los cristales pasan a ser casi oscuros. Y claro, si se hace esto, pues no vamos a tener tiempo para disfrutar con nuestra pareja?

¿Qué hacemos? Pues dejarlo en manos de profesionales. Por ejemplo empresas de limpieza que pueden dejarte tu casa reluciente. Además no hace falta que lo hagan durante el fin de semana, lo pueden hacer durante entre semana para que disfrutes de un hogar limpio. Además,  no suele salir caro. Aunque en este caso lo que tienes que pensar es que “tu tiempo de ocio no tiene precio”.

La colada

Ropa blanca, ropa color, ropa blanca…La verdad es que se pasa un buen rato del día en la preparación de la lavadora. Y claro, no es una, en algunos casos son dos o tres a lo largo de la semana. Todo dependerá de la cantidad de niños que tengas en casa y a lo que os dediquéis. Por ejemplo, si tus hijos hacen deporte pues prepárate para poner una cada día por culpa del infumable sudor. Mientras que si pertenecéis a colectivos donde se usa uniforme pues también Por ejemplo, la hostelería, personal sanitario o de la limpieza.

¿Qué hacemos ante esto? Pues dejarlo en manos de profesionales. Acudir a empresas d lavandería que hace este trabajo con una gran profesionalidad. La empresa Lavatur tiene equipos electrónicos de 10 kilos de capacidad, altamente eficientes, que puedes encontrar en lavanderías profesionales.

Planchar

Son muchas las veces que he hablado con parejas que dicen que lo que peor llevan es lo de planchar. “Mi marido hace de todo en casa, menos planchar”, dice una compañera de trabajo. Mientras que un compañero dice que se le da muy mal lo de planchar porque es complicado. Y es cierto, lo de la plancha y doblar al mismo tiempo no es fácil de hacer. Además, es una de las cuestiones en la que más se pierde tiempo y salud.

¿Qué hacemos ante esto? Pues bien claro está, llamar a personas profesionales que lo puedan hacer.  Ya te decimos que será el dinero mejor invertido. Y no pienses en eso de no planchar la ropa, porque te podemos decir que queda horrenda.

Ahora ya sabes qué tres cosas pueden hacer por ti en casa para ganarle tiempo al reloj. Echa cuentas porque ya tendrás tiempo para dedicarte a ti y a los tuyos.

Me mudo, y con muchas ganas

Mi madre dice que estoy loca por mudarme en plena pandemia y yo le digo que cuando una oportunidad se te presenta hay que coger la vida por los cuernos. Y es que, seamos realistas, una familia media no suele tener muchas opciones para mejorar su vivienda a no ser que se hipoteque para toda la vida y la verdad es que yo no tenía ningunas ganas de hipotecarme hasta las cejas, bueno ni yo ni mi marido, ni mis hijos (aunque a ellos les incumba ahora mismo poco todo esto).

La situación es la siguiente. Cuando pasamos el confinamiento en marzo no nos quedaba más remedio que aguantarnos con lo que teníamos: un piso de 80 metros cuadrados, con tres habitaciones, un baño, y un balcón han pequeño que solo puedes acceder de lado. Pero es lo que había, y pasamos esos meses como buenamente pudimos, jugando con los niños, haciéndoles la vida un poco más fácil e intentando entretenernos con lo que fuera.

Sin embargo, cuando todo aquello pasó, nuestro sueño de vivir en una casa que nos ofrezca mayores perspectivas de tener espacio al aire libre se hicieron más patentes todavía. Ya sé que todo el mundo quiere mejorar en la vida y que nosotros no somos diferentes, ni especiales, pero tenemos una principal diferencia con respecto a muchas otras personas: no queremos una vivienda unifamiliar frente al mar con piscina y todo lujo de detalles. Bueno, corrijo, no es que no lo queramos es que no pretendemos aspirar a ella y estamos conformes con eso porque lo que realmente nos gusta es la tranquilidad del campo.

Un piso en pleno centro de la ciudad, por pequeño y viejo que sea, suele tener el metro cuadrado más caro que el de una casita de campo así que cuando salimos de la desescalada empezamos a plantearnos la posibilidad de mudarnos seriamente, y al final encontramos lo que estábamos buscando: una casita de campo algo destartalada en la que no hacía falta hipotecarnos para tener que lo buscábamos. Y matizo: mi piso se vendió por 90.000 euros y la nueva casa de campo la compramos por 85.000, más gastos de escritura y pagos de impuestos al final tuvimos que desembolsar unos 92.00 euros solo por la casita de campo. Ya nos pasábamos 2.000 euros del dinero que habíamos obtenido por la casa y aún había que hacer algunas reformas y la mudanza así que sacamos un préstamo de 10.000 euros.

Conclusión: por 10.000 euros (más intereses) casita nueva en el campo. A ver, no es que nos haya costado solo 10.000 euros, es que solo hemos tenido que invertir eso para conseguirlo.

Está a 5 minutos de la ciudad por autovía y se encuentra ubicada en una pedanía con muchísimas casas similares llenas de vecinos, muchos de ellos familias jóvenes que buscaban lo mismo que nosotros así que ni estamos aislados, ni nos da miedo la mudanza.

La reforma

¿Y qué es exactamente lo que reformamos? Pues lo básico para entrar a vivir. Por un lado, fontanería y electricidad nueva, por supuesto (no queremos sustos), y ahí ya se nos fueron 4.000 euros de presupuesto. Otros 2.000 se fueron en cambiar todas las ventanas de la vivienda por otras más eficientes y aislantes en Replus Zaragoza, y los 4.000 euros restantes volaron en la estética del hogar y la mudanza.

No pensábamos cambiar los muebles, los nuestros nos gustan y están en buen estado, así que unos 1.000 euros se fueron en la mudanza y resultó económica, según he podido saber después, con Mudanzas Alicante.

Con los 3.000 euros que quedaban compramos un producto antihumedad y pintura para toda la casa en La Casa del Pintor Shop. Por supuesto, pintamos nosotros cada rincón de la casa para abaratar costes. Luego adecentamos un poco la valla exterior del terreno, que estaba algo oxidada, también con productos especiales y nuestra mano y obra. Para terminar instalamos un suelo vinílico y precioso en toda a casa por unos 2.500 euros.

Yo no sé por qué la gente le tiene tanta manía al suelo de vinilo. Está claro que no es madera, ni cerámica y que puede parecer que instalándolo estás poniendo algo muy básico en tu hogar pero a la hora de la verdad hablamos de un producto de calidad, que tiene una durabilidad estupenda, muy sencillo de instalar sin obra y que da el pego a la perfección. De hecho, quien entra ahora en nuestra casa piensa que hemos instalado tarima, jejeje. Nada más lejos de la realidad.

Ahora solo nos queda llegar a nosotros. Hoy hemos pasado la noche en casa de mi madre, durmiendo en un sofá cama y dos colchonetas hinchables, de ahí que no haya parado de decirme estamos locos por irnos al campo en plena pandemia. Está empeñada en que podemos necesitar ayuda y no encontrarla y yo le digo que le voy a ir preparando una habitación de invitados por si suben los contagios ahora en Navidad y en enero quieren venirse allí con nosotros antes de que tengan que confinarse, de nuevo, en un pequeño piso de centro de ciudad. Por supuesto, ella se mosquea.

Pero tiene que entender que esto es lo que hemos querido desde hace muchísimos años y que la pandemia lo único que ha hecho es darnos el empujón que necesitábamos para liarnos la manta a la cabeza y coger el toro por los cuernos.

Ahora, el terreno es tierra sin cuidar pero queremos hacer un pequeño huerto, un espacio de descanso con una pérgola y bonita decoración e incluso, dentro de algunos años, tal vez podamos instalar una piscina prefabricada. Nada grande, pequeña más bien, para refrescarnos en verano y disfrutar de todo el tiempo que sea posible al aire libre. Incluso estamos pensando en hacer una barbacoa de obra, en algún momento claro, y levantar un porche de obra para poder instalar también una chimenea de exterior o incluso un espacio con televisión o algún proyector para poder ver cine al aire libre en verano.

Puede que parezcan lujos, pero en realidad no lo son tanto si lo haces poco a poco y con tu límite presupuestario. Mi objetivo es, en 10 años, tener mi casa soñada, y eso es posible. Así, con 45 años, habría conseguido vivir donde quiero y como quiero, con todo lujo de detalles, sin tener que endeudar mi vida a un banco y sin tener que renunciar a nada, aunque eso haya significado tener que dedicarle mucho tiempo libre a la casa.

Yo creo que no estamos locos por mudarnos en plena pandemia, creo que somos unos suertudos y ojalá muchísimas más personas en un estado similar al nuestro pudieran hacerlo (si es lo que les gusta) más pronto que tarde.

¿Y tú, te animarías a vivir una aventura como la nuestra o te quedarías cómodamente en tu pisito de ciudad?

Las reformas más demandadas

Sería bonito poder cambiarse de casa cada vez que a uno le apeteciese, sobre todo para aquellas personas que, como yo, vivimos en pisos de 80 metros cuadrados útiles sin urbanización ni terraza. La verdad es que tampoco es para quejarme, porque tengo mis ventajas, como tener la vivienda ya pagada y librarme de hipotecas o vivir en un barrio más o menos céntrico en mi ciudad, lo que me da acceso a prácticamente todo. Ahora bien, este confinamiento, incluso este verano en el que las playas tienen el aforo tan limitado, daría mucho por conseguir un piso con terraza y piscina comunitaria. Tampoco pido mucho ¿no?

Sin embargo, me temo que vamos a tener que conformarnos con lo que tenemos y, en el fondo, no me molesta. Hace ya tres años que empecé con las reformas en el piso y me he dado cuenta de que una buena reforma puede cambiar drásticamente la calidad de vida de una familia.

Para empezar, yo nunca había tenido aire acondicionado. Puede parecer una cosa banal, ya que hoy en día son muchos los que lo disfrutan en sus viviendas, pero yo jamás lo había tenido en casa, y eso que vivimos en el levante español, es decir, que calor en verano se pasa, y mucho. Pues bien, poco a poco y a base de ahorros y algunos incentivos, hemos podido instalar aire acondicionado, y no solo eso, sino que además hemos hecho algunas reformas que han cambiado, notablemente, tanto la estética de la vivienda como la comodidad de la misma.

Siguiendo el hilo iniciado, el aire acondicionado fue una de las primeras grandes compras para la casa que, aunque no estamos hablando de una reforma como tal, hay que reconocer que reforma nuestra vida dentro del hogar. Como lo de climatizar la vivienda al completo es algo imposible dadas las circunstancias, tenemos dos aires acondicionados Daikin que nos instaló García Guirado, uno en el salón y otro en el dormitorio de matrimonio, perfectos para toda la familia porque cuando hace mucho calor (como ahora) cerramos puertas específicas como la del baño, la de la habitación de mi hija (que no pasa tiempo en ella en todo el día) e incluso la de nuestro dormitorio, y dejando abiertas la puerta del salón, la de la cocina y la del despacho, conseguimos que estas tres estancias se refresquen y sean habitables durante todo el día. Luego, por la noche, encendemos el aire acondicionado del dormitorio y listo.

Al final, quienes tenemos que amoldarnos a un presupuesto reducido, tenemos nuestros truquitos. Y lo interesante es que lo que yo pensaba que iba a suponer un importante extra en la factura de la luz se ha reducido a un pequeño extra, pues gastamos mucho menos de lo que cabría esperar teniendo en cuenta el uso que hacemos de los aires acondicionados en esta zona de España en la que son tan necesarios.

Por el mismo modo, las reformas que hemos hecho, y que vamos haciendo en la casa, son las más útiles y las más demandadas según la empresa de reformas integrales en Granada Crear Sur, que son los profesionales que cada vez que ahorramos un poco tenemos en casa. Con ellos hemos reformado la cocina, hemos modificado la disposición de dos habitaciones, hemos cambiado electricidad y fontanería, y el siguiente paso será la reforma del baño.

Lo único que no hemos hecho con ellos ha sido la instalación del suelo, que nos llegó de manos de UniqueWood, una empresa madrileña conocida por una familiar que nos quiso regalar la tarima flotante por nuestra boda, y la verdad es que nos ha quedado estupenda.

Como veis, ya llevamos hechas muchas reformas pero nos quedan otras tantas por hacer y que tenemos en una lista. Podríamos decir que vamos tachando números de esa lista poco a poco, y no nos arrepentimos de ello.

Nuestra lista:

  1. Reforma de cocina (hecha)
  2. Cambio de suelos (hecho)
  3. Ampliación de oficina y reestructuración de salón (hecho)
  4. Actualización instalación electricidad (hecha)
  5. Actualización instalación de fontanería (hecha)
  6. Aire acondicionado (hecho)
  7. Redecoración salón, dormitorio matrimonio y entrada (hecha)
  8. Instalación puerta corredera cocina
  9. Compra e instalación habitación nueva para la peque
  10. Reforma del baño
  11. Compra e instalación de nuevas puertas para toda la casa
  12. Nueva cristalera para la galería

Nuestra lista consta, por ahora, de 11 puntos, y solo tenemos hechos los 6 primeros, así que aún quedan cosas por hacer y reformar. Pero, por lo visto, no somos tan originales, porque nuestras reformas son de lo más comunes. De hecho, están catalogadas entre las que serían las reformas más demandadas:

  • Baño
  • Cocina
  • Suelos
  • Pintura
  • Ventanas
  • Puertas
  • Nuevo mobiliario

Lógicamente no es que la lista sea idéntica porque al final cada vivienda tiene sus propias necesidades independientemente de lo que uno desee reformar. En nuestro caso fue la electricidad y la fontanería porque, aunque sea algo en lo que no hace ilusión invertir dinero, había que hacerlo porque reformar estancias dejando las antiguas instalaciones podría ser contraproducente además de poco seguro para toda la familia.

Y es que nuestro piso tiene cerca de 50 años ya, y hay cosas que, aunque no quieras, hay que renovarlas.

Según un estudio de la plataforma habitissimo de 2019 le gasto medio en España dedicado al mantenimiento de la vivienda ha aumentado en 2,6 puntos porcentuales, y la inversión media destinada durante 2019 a las reformas integrales en viviendas fue de unos 60.000 euros.

La nuestra, como no fue de golpe y va poco a poco, no lleva tanta inversión acumulada pero supongo que acabará llegando. En nuestro caso, por ahora, llevamos alrededor de 15.000 euros invertidos. También cabe reconocer que según esta plataforma se suelen destintar unos 10.000 euros para mejorar la eficiencia energética e imagino que eso incluye algo más que una actualización de la instalación eléctrica ya que, en nuestro caso, eso solo supuso un gasto de 2.000, por lo que entiendo que hablan de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo o cosas similares para ahorrar en la factura de la luz y aportar nuestro gratino de arena para paliar el cambio climático en el planeta. Esa parte, nosotros aún la tenemos pendiente ¿y tú?

Los cerramientos de aluminio son tendencia

Los cerramientos en aluminio como nos recuerdas desde Aluminios Franco, son de las alternativas que más se buscan cuando se quiere dar más amplitud a los espacios, teniendo en cuenta el precio y su durabilidad. El caso es que cuando tenemos terrazas o balcones, se busca el que el ambiente sea más amplio, así como más funcionalidad y seguridad.

Hay otros beneficios importantes que aportan los cerramientos en aluminio a los distintos ambientes exteriores en las viviendas.

Los beneficios de los cerramientos en aluminio

La colocación de los cerramientos en un ambiente que en la actualidad está al aire libre dispone de muchas ventajas. Entre ellas tienen una temperatura en el interior, donde unade las grandes ventajas es el que puede tenerse controlar la iluminación natural, obteniendo controles mayores y eficiencia a la hora de iluminación artificial.

Cuando en el ambiente hay cerramientos el interior estará mejor cuidado de las condiciones del clima, así como de la totalidad de muebles y accesorios que estén dentro.

Conseguir la temperatura buena en su interior

De los beneficios mejores de la colocación de cerramientos de aluminio, es que se consiga la temperatura deseada dentro del balcón o terraza, por lo que los cerramientos los deben colocar los profesionales. Debemos pensar que no hay filtraciones de aire o de la entrada de la luz del sol.

Clases de cerramientos de aluminio

Una de las ventajas más importantes que tienen los cerramientos de aluminio es la combinación perfecta con respecto a otra clase de materiales. A nivel tecnológico hay tipos nuevos cerramientos que valen para solucionar los problemas de seguridad e iluminación.

Algunos de ellos:

Cerramientos de aluminio con hojas correderas

Esta clase de cerramiento se suelen adaptar las medidas, Pudiendo cubrir desde el techo al piso y de un sitio al otro. Por lo general los cerramientos de vidrio pueden ser de aluminio, pero también de PVC. Está dividido en varias hojas.

Cerramientos de aluminio con hojas plegables

Una estructura de este tipo puede ser de PVC o de aluminio, combinándose con cristal o también con policarbonato. En el momento en que las hojas se pliegan se puede lograr una apertura total, pues ocupa poco espacio.

Cerramientos de aluminio de media altura

Se suele usar para proteger los balcones y las terrazas como protección. En ocasiones se hace un muro y sobre el pasa a colocarse el cerramiento que elijamos. Uno de los cerramientos, más populares por sus buenos resultados. No debemos olvidar que hay una opción importante para conseguir un ambiente protegido en las terrazas de color verde.

Cerramientos de aluminio con cortinas de cristal

Son buenos cuando se quiere tener una completa visión del exterior, aunque sea en época invernal. La estructura de aluminio lograr sostener las hojas de cristal, tanto en la zona superior como la inferior.

Cerramiento con techos fijos y móviles

Hay muchas cubiertas para los techos, donde estén las manuales o motorizadas, con varias clases de aperturas y accionamientos. Este tipo de cerramientos lo que hacen es ampliar los ambientes y usarlos de forma especial como cerramientos para la galería.

La totalidad de modelos de cerramientos de aluminio lo que haces es ampliar los ambientes y ser usados como cerramientos. Algo necesario es conocer los costes de cada modelo.

¿Cuál es mejor, los cerramientos de aluminio o los de pvc?

El material que se elija es un factor importante que hay que tener en cuenta a la hora de valorar el coste total que va a tener el cerramiento en cuestión. Por este motivo, tanto el aluminio como el PVC son los que más éxito tienen, ya que el mantenimiento económico lo que oferta es un magnífico térmico y acústico.

Si lo comparamos con los cerramientos de madera, el precio es bastante más alto, por lo que la madera tiene que ser de óptima calidad. No olvidemos de que además del propio tratamiento y mantenimiento para que no se pueda deteriorar por el clima. Una buena combinación puede llegar a ser el aluminio en el exterior y madera en la zona interior para poder dar la necesaria calidez al ambiente.

Si se quiere terminar el mejor material para los cerramientos, en este sentido, el nivel de hermetismo es fundamental. La calidad de cristal por el que se opte aportará un ahorro de energía que conseguirá una temperatura agradable dentro y la captación de una cantidad de energía solar mayor.

El aluminio es y va a seguir siendo realmente importante para este sector y para otros muchos en el mundo.  Una alternativa que como hemos podido ver, tiene muchas ventajas.

El método kakebo, el truco para ahorrar en tu hogar

Hubo un tiempo de nuestra vida en la que estamos deseando de irnos de casa. Teníamos más ganas de independizarnos que Torra y su idea de Cataluña. Sin embargo, cuando por fin volamos del nido y vivimos en la República independiente de nuestra casa, nos damos cuenta de lo bien que estábamos viviendo con nuestros padres. Es el momento en el que te tienes que hacer la comida, tienes que poner la lavadora, planchar, y sobre todo, gestionar tus finanzas. Y es que ahora ya no está papá para pagártelo todo.

Te darás cuenta de que los gastos son tremendos cuando estás viviendo solo. Luz, agua, gas, calefacción, Interne, seguro de la casa, impuestos municipales…¿sigo? Es el momento de tener que hacer cuentas para poder llegar a final de mes. Siempre y cuando tengas trabajo, sino te veo teniendo que pedir ayudas. Pero tranquilo, nosotros estamos aquí para darte una serie de trucos para que puedes ahorrar en los recibos de tu hogar. Es el momento de mirar hasta el último céntimo de gasto. Y lo vamos a hacer con el método kakebo. ¿Lo conoces?

El método kakebo

Como te hemos dicho, hay que mirar el último céntimo. Decía mi abuela que el mejor economista es el que gana cinco y gasta tres. Así es como se puede hacer hucha y vivir sin problemas. Nosotros te proponemos el método del kakebo. Un método de ahorro oriental que puede servirte para ahorrar todos los meses. La filosofía es sencilla: se basa en apuntar en una lista todos los gastos que vas teniendo.

Lo primero que tenemos que hacer es invertir, pero tranquilo, el gasto es muy simple. Tano solo tienes que gastar dinero en una libreta. Vamos a hacer una especie de agenda en la que cada mes tienes que poner tus gastos fijos y lo que te vas a proponer ahorrar.

Descuentas el garaje, el alquiler, la luz y el gas, la tarjeta, una cantidad para el ahorro (100, 50 o 20 euros, depende de la capacidad económica) y lo que te quede es aquello con lo que vas a trabajar. Vamos a comenzar a hacer nuestras finanzas. Es la mejor forma de evitar esos sobresaltos económicos que nos hacen llegar a números rojos a final de mes.

Una vez que sepas el dinero con el que cuentas, es el momento de hacer números. Tienes que ir apuntando tus gastos divididos en epígrafes. Es decir, ocio, vicios, cultura y extras. Sólo llevando el apunte día a día y hora a hora a final de mes podrás comprobar cuánto has gastado en cada cosa. Con esto te vas a dar cuenta en todo el dinero que gastas en cosas que no necesitas. Llegará un momento en el que tengas que analizar lo que puedes y no gastar.

Con esta gráfica te vas a dar cuenta de que tienes que llamar menos a ese restaurante de comida basura. Porque se ha demostrado que lo puedes hacer tu más barato si lo compras en el supermercado. O que en vicios gastas un porcentaje del sueldo mayor del que tú te creías. En ocasiones nos engañamos a nosotros mismos y pensamos que el sueldo se nos va en los gastos generales y no es así, es en los caprichos.

Divide y vencerás

Ya lo decían los romanos: “divide y vencerás”. Este es otro de los trucos que nos ofrece este modelo de economía oriental. Lo que tienes que hacer es dividir los gastos y anticiparte a otros que se pueden presentar en un futuro no muy lejano. Es decir, si la factura del gas llega cada dos meses destina en un apartado 50 euros cada mes para ese concepto. Si te quieres ir de vacaciones en agosto empieza en enero destinando 100 euros cada mes a ese objetivo y mete ese dinero en un sobre. Cuando llegue la temporada estival tendrás casi 800 euros para disfrutar de las vacaciones. Ahora bien, no te tienes que engañar, y lo que no puedes es destinar ese dinero a otra cosa.

Si sigues este método a rajatabla, vas a comprobar a los dos meses que comienzas a ahorrar. En ese momento es el que tienes que ir creciendo. Si ya te ves preparado para seguir ahorrando, puedes hacer otro sobre y meter en él más dinero para por ejemplo imprevistos. Nos referimos a obras, averías de coches o tener que cambiar las ventanas. No te puedes imaginar lo que puedes ahorrar en tu factura de gas si instalas en tu casa ventanas de PVC. Según los cálculos de la empresa Replus,  puedes llegar a ahorrar hasta un 20% en tu factura gracias al mayor aislamiento térmico en la ventana y de esta manera reducir al máximo el consumo energético.

Se trata de un método infalible de los japoneses para ahorrar hasta 1.000 euros al año que te puede servir de mucha utilidad. ¿Te atreves a hacerlo?

Las rehabilitaciones profesionales en la actualidad

En España el sector de la construcción mueve muchos millones de euros en España y después de la gran crisis económica de 2008 ha vuelto a recuperar fuerza, lo mismo que has rehabilitaciones de edificios. Hay que tener en cuenta que las empresas  y los particulares precisan servicios de acuerdo a las necesidades, siendo esto donde las empresas experimentadas tienen ventaja. En opinión de Cubiertas Estévez, con años de experiencia en el sector, esto es lo que al final marca las diferencias entre un simple trabajo correcto o un buen trabajo.

Apuesta ganadora

Si queremos disfrutar de una buena relación calidad precio, no debemos olvidarnos de que se debe hacer un buen trabajo, pues al final si se trabaja bien, la buena fama puede hacer que se consigan más clientes.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de rehabilitar y reparar las cubiertas?

Las empresas que llevan años trabajando en las reformas de tejados o cubiertas en capitales grandes como Madrid, creen que hay siempre que apostar por la calidad, pues es la mejor garantía de durabilidad, algo que siempre es necesario.

En estos espacios, que hasta hace poco eran desvanes o trasteros, pueden ahora pasar a ser habitaciones o estudios, una buena manera de aprovechar el espacio. Este es el motivo por el que se puede asegurar el tener unos buenos materiales.

¿Cuáles son los factores en los que tenemos que pensar a la hora de reformas tejados y cubiertas?

Garantía

Se usan productos y sistemas de garantía, donde se asegura que las rehabilitaciones que se hagan sean eficaces.

Ligereza

Los materiales que se van a usar van a ayudar a que no haya sobrecargas de peso en las antiguas estructuras de los edificios.

Sencillez de instalación

Los sistemas son muy sencillos de colocar, debiendo hacerlo de forma ágil y segura.

Estética

Bastantes rehabilitaciones precisan contar con una estética que sea acorde con el entorno en el que se encuentran los edificios.

Algo que dicen muchos especialistas del sector es que la elección por construcciones de madera son interesantes.  En este sentido conviene saber que la madera es ampliamente utilizada porque con ella se pueden construir todo tipo de estructuras, tejados, porches, etc.

La principal ventaja que tiene es que se adapta a todo tipo de construcción, lo que ha hecho que pase a ser una buena solución, no solo para las rehabilitaciones de edificios ya antiguos, también para la obra en edificios nuevos.

Rehabilitación y reforma de cubiertas en madera

Hay que hablar de que el sistema constructivo de las cubiertas y tejados, que es de los más añejos del planeta. La madera lleva muchos años y han sido la base para construirse. Este material se aprecia mucho en el apartado estético, ya que es sostenible y su versatilidad en el diseño de los espacios amplios o cálidos es muy interesante.

El sistema constructivo en los tejados y cubiertas que lleva más años y se aplica en el mundo es la madera, sin duda.

Una cosa que se cuida de manera importante es la certificación en todos los casos de la madera que se suministra sea realmente de una calidad alta, así como que proceda de unas explotaciones de las denominadas sostenibles.

¿Cuáles son las ventajas con las que cuentan las cubiertas de madera?

En el apartado estético, la madera es indudablemente atractiva. Además de todo esto, los acabados en el interior que se encuentran bajo la cubierta pueden ser de lo más variado.

El aislamiento en lo térmico también es francamente bueno, lo que hace que en lo acústico aporte mucha calidad en este sentido. La madera además permite que se haga un sesenta por ciento más veloz que el forjado más tradicional.

Cuando se habla de una cubierta más ligera, algo evidente si se compara con las de hormigón. No van a precisar de demasiado mantenimiento y tienen un envejecimiento bastante elevado.

En cuanto a los costes, tienden a ser del orden de un veinte por ciento más económico cuando hablamos del sistema tradicional que utiliza el hormigón.

Ahora te queda elegir a esos buenos profesionales para realizar ese proyecto de cubiertas que necesites.

La elección de empresa no es tan complicada como pueda parecer, solo es cuestión de escuchar a personas que hayan utilizado sus servicios u optar por buscar en Internet cuáles son las mejores opciones entre las empresas que estén cerca de nosotros para poder hacer el trabajo que necesitamos.

Recuerda que siempre es importante optar por una empresa que cuente con todas las regulaciones y con una adecuada relación calidad precio.