Tener hijos es sinónimo de acometer inversiones importantes en moda infantil

Nos encontramos en un momento en el que parece que cada día es más difícil tener un hijo o hija. La verdad es que la crisis del año 2008 hizo mucha mella en las familias, que se dieron cuenta de que, si ya era complicado mantenerse económicamente, más difícil lo iban a tener si decidían tener un niño o niña más. Eso es lo que, según los expertos, explica que la tasa de natalidad siga bajando hasta límites insospechados por muchos de nosotros hasta hace más bien poco tiempo. Y eso, desde luego, terminará afectando a nuestro país a largo plazo.

El coste de tener un niño se hace demasiado para las familias, sobre todo en un momento en el que las ayudas parece que escasean por parte de las administraciones públicas. No cabe la menor duda de que son muchas las cosas que hay que tener en cuenta para garantizar tanto la felicidad como la salud del menor y que eso requiere de una inversión importante por parte de las familias, que en muchos casos no pueden asumir la totalidad de los costes que implican esas cuestiones. Por eso, el precio es uno de los factores más relevantes en lo que respecta a la compra de alimentos, ropa o calzado para los menores.

Según una noticia que fue publicada en el portal web Elle en el mes de marzo de 2019, cada español se gasta en ropa un total de 429 euros. Al menos esa fue la cifra que nos deparó el año 2018. Y la verdad es que esta cifra sube bastante cuando tenemos en casa a un niño o niña pequeña. Y es que este tipo de personitas crece muy deprisa, lo que hace que la vida útil de una prenda para ellos y ellas sea mucho menor y que, por tanto, se dispare el gasto.

Otro interesante artículo, en este caso publicado en la página web del BBVA, habla del coste total de tener un hijo por cada mes. El texto empieza hablando del gasto en alimentación, que evidentemente es uno de los más básicos y que asciende a un total de 68 euros. No obstante, en cuanto a textil y calzado el precio sube bastante puesto que asciende a los 130 euros mensuales, lo que se explica con el tremendo fondo de armario que hay que tener con un niño pequeño y la poca duración que, como hemos comentado, tienen las prendas.

Disponer de la mejor ropa de niños es la mejor manera de garantizar su salud y su felicidad. Pero, teniendo en cuenta el alto coste que implica tener hijos en los tiempos que corren, muchas familias ven en el precio un factor importante a la hora de hacer alguna compra en lo relativo a este asunto. Los profesionales de Grupo Reprepol, una entidad encargada de comercializar ropa de niños al por mayor, nos han comentado que, en la actualidad, el mercado requiere de prendas más competitivas desde el punto de vista económico sin que eso afecte a su calidad para hacer que todas las familias puedan proporcionar a sus más pequeños ropa de calidad sin tener que hipotecarse por ello.

Los comerciantes minoristas también lo piden

Y es que no solo las familias demandan ropa como la que os acabamos de comentar. También las empresas de venta de ropa al por menor, las que tienen contacto con el consumidor final, están de acuerdo con este tipo de necesidades. No cabe la menor duda de que la ropa es un bien de primera necesidad para cualquier persona, pero es que ese mismo elemento es imprescindible para que los más pequeños, personas que todavía son vulnerables, tengan la oportunidad de crecer y desarrollarse de la mejor manera posible.

Ahora que se acerca una crisis económica, la provocada por el coronavirus, se hace más necesario que nunca que las familias con niños pequeños tengan la posibilidad de obtener ropa sin que eso implique tener que condicionar por completo su economía mensual. Desde luego, se trata de un asunto que es de vital impotancia para todos estos núcleos familiares y no cabe la menor duda de que eso mejoraría de manera sensible la economía familiar.

Tener hijos e hijas es todo un reto para todas y cada una de las familias que habitan este mundo en la actualidad. Requiere de un esfuerzo constante, tanto físico como económico, y es evidente que esto condiciona de una manera extraordinaria la capacidad de inversión de las familias. Por eso, consideramos que es muy importante que las ayudas se multipliquen en momentos como este desde las diferentes esferas gubernamentales que se encuentran en España y, por qué no, que haya algún fondo especial que provenga de la Unión Europea. Así haremos que nuestros pequeños y pequeñas tengan la posibilidad de crecer y desarrollarse en mejores condiciones.

Deja una respuesta