Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cómo hacer una mudanza fácil

El calendario suele marcarnos una serie de fechas importantes cuando se tiene que organizar una casa. El momento de temporada alta de mudanzas se encuentran entre los meses de junio y octubre. De igual forma, los calendarios, aunque ello parezca mentira, siguen bastante fijados por la dinámica escolar.

Mudarse o los cambios no son algo sencillo, siendo un proceso de lo más pesado y con cierto agobio que la mayoría de la gente quiere evitar. Vamos a ver una serie de trucos y procesos que nos pueden ayudar, como dicen Mediterráneo Exprés, basándose en su experiencia profesional.

Sin Piedad

Algo que hay que tener claro es que antes de que se produzca la mudanza, no te vayas a llevar una gran cantidad de cajas de cosas que no sabes ni el motivo por el cual las quieres.

No olvidemos que siempre es buena hora para deshacernos de todo lo que no queramos, hasta de esas cosas que las tienes y no sabes ni la razón.

Lo mejor es que cuantas menos cajas te lleves, menos dolor de espalda tendrás y más rápido se irán colocando las cosas en tu casa, encontrándote mejor en ella y con esa sensación de emplear de nuevo.

Haz limpieza en tu casa nueva

Se puede contratar para que te lo hagan o hacerlo por tu propia cuenta.

Kit básico

Existen algunas cosas que cuesta no tener para afrontar el día a día. Lo mejor es preparar un kit con todas esas cosas que te parezcan básicas, desde ropa y mudas a cargadores o las clásicas medicinas básicas.

El cofre del tesoro

Desde luego que la joyerías, objetos de valor, así como documentación del valor, tiene que estar siempre controladas y a buen recaudo.

Organización las cajas y etiquétalas

Si las haces las cajas o te las hacen, es necesario que las saber que las cajas se tienen que hacer por las habitaciones o por muebles. Es la manera de que después sea sencillo localizar o colocarlo.

Deja las cajas donde corresponda

Hay que dejar siempre las cajas en el sitio donde se deban ubicar, además de ser lo lógico, vas a poder ahorrar bastante tiempo.

Empieza por la cocina

Nuestra recomendación es que se debe comenzar a organizar la casa por la zona de la cocina. Para nosotros los españoles, es el punto central en el que gira bastante parte de nuestra vida diaria. Por esto debe ser de los primeros.

Prepara un plan de acción

El plan es base a la hora de lograr una mudanza tranquilina, pues conoces la casa de la que has venido y conoces ya la casa a la que vas a ir. Por todo ello deberás preparar un plan de acción con una serie de cosas:

Los días en los que se van a guardar una serie de cosas, como por ejemplo el jueves tocará el comedor

El día de la mudanza

Las jornadas en las que se colocarán todas las cosas en el nuevo hogar.

Una forma bastante lógica y que funciona muy bien para saber si vas bien o mal.

Pon música

La música nunca viene mal y además es de gran ayuda para poder concentrar e ir manteniendo el ritmo, así no te agobiarás y el trabajo se convertirá en algo con lo que incluso poder divertirse.

En el caso de que tengas niños o mascotas, lo mejor es que alguien te los vaya a cuidar en esos días o los momentos más complicados.

No dejes nada sin colocar

Todas las cajas deben quedar colocadas, puesto que todos sabemos que en cuanto pasan unos días, seguro que terminará en una esquina apartado repleta de polvo.

Positividad

Seguro que todo esto que te hemos dicho va a ser una mudanza con mayor tranquilidad, control y feliz. Siempre es importante centrar en el objetivo y siempre ser positivo, primero una caja y después otra. El contar con un buen ánimo lo es todo en un proceso como éste.

Las mudanzas, sea como sean, muestran una serie de cosas nuevas. Siempre es una buena oportunidad de comenzar de nuevo e ir cambiando todo lo que antes no nos terminaba de gustar.

Siempre solemos quejarnos de lo aburrida que es la rutina diaria, precisamente por eso una mudanza es interesante, pues permite que conozcamos quizá a gente nueva, podamos decorar espacios nuevos, ir conociendo y aprendiendo de los errores que podamos tener y saber más de nuestra nueva casa.

Al final lo poco malo que pueda haber pasará rápido y merecerá la pena, pues cuando queramos darnos cuenta ya estaremos instalados en nuestro nuevo hogar.