¿Cómo es la gastronomía de Bélgica?

Muchos españoles quieren aprender varios idiomas para mejorar las expectativas laborales. Si dominas el inglés y el francés podrás encontrar nuevos puestos de trabajo y relacionarte con millones de personas.

Muchos jóvenes deciden vivir en Bélgica para adquirir habilidades comunicativas y conocer una nueva cultura. Viajar a este país es una experiencia inolvidable, ya que disfrutarás de sus paisajes, gastronomía y conocerás a otros adolescentes.

El aprendizaje de idiomas en la adolescencia es muy importante, porque le proporcionará ventajas tanto académicas como profesionales. Esto lo saben bien los profesionales de CLS IDIOMAS, ya que llevan más de 35 años organizando cursos de idiomas en el extranjero para jóvenes y adolescentes.

Ellos explican que Bélgica es un «país pequeño pero muy activo y eficiente, su capital, Bruselas, es ahora la sede de las principales organizaciones europeas. Es un estado multilingüístico con tres lenguas oficiales: el 60% de su población, en la región de Flandes principalmente, habla neerlandés (o flamenco), mientras que el 35% habla francés (en la región de Valonia, al sur, y en la Región de Bruselas-Capital). Menos del 1% de los belgas vive en la Comunidad germanófona, donde hablan francés, junto a la frontera este del país».

Si decides estudiar en Bélgica podrás descubrir su gastronomía. A continuación, te explicamos cuáles son los platos típicos de este país.

Patatas fritas y mejillones

Te encantará pasear por sus calles con un buen cartucho de patatas fritas. Siempre tienen el punto de fritura perfecto y lo mejor es acompañarlas de alguna salsa.

En este país hay establecimientos que tienen más de 30 salsas distintas. También puedes acompañar estas patatas con una buena fuente de mejillones.

En este país los puedes encontrar guisados, gratinados o con salsas, pero la forma más tradicional es tomarlos al vapor con vino blanco y apio.

«Este país fue el primero en adoptar el cultivo de patatas en reemplazo del trigo. Resultaban un alimento ideal para pasar el invierno, sobre todo fritas. Los mejillones eran considerados comida de campesinos, y por ello ambos se unieron para crear un plato muy común en las casas belgas», informa el periódico digital Okdiario.

La cerveza

Se dice que en Bélgica hay tantas cervezas como municipios. En este país encontrarás las mejores cervecerías del mundo e incluso festivales dedicados a la cerveza, como el Belgian Beer Weekend o el BXLBeerFest.

No te vayas sin visitar alguna de las fábricas de cerveza, por ejemplo la Brasserie Cantillon es la fábrica de cerveza más antigua de Bruselas. También te encantará el Musée Schaerbeekois.

Incluso, si quieres darte un baño relajante en cerveza mientras bebes cerveza, te recomendamos el Good Beer Spa.

Carbonada flamenca

«La carbonada flamenca es un estofado de ternera muy típico de Bélgica. Es un plato realmente sabroso y aromático. Imprescindible tener a mano un buen trozo de pan para mojar en la salsa, que es deliciosa», informan desde ABC.

Ensalada Liégeoise

La ensalada Liégeoise es un plato típico de Bélgica con judías verdes, pedazos de tocino ahumado, cebollas, vinagre, ajo, patatas, huevos, judías verdes, lechuga rizada o escarola, lechuga morada, aceite de oliva virgen extra, aceite balsámico, mostaza antigua y
sal.

Chocolate y gofres

El chocolate lo verás por todos lados y mientras paseas por sus calles podrás apreciar su aroma. En Neuhaus se dio forma al primer praliné belga en 1912 y en Mary Chocolatier trabajan con hasta 70 variedades de chocolate.

Incluso, puedes aprender a preparar bombones en el taller del maestro artesano Laurent Gerbaud. El chocolate también tiene sus museos: el Belgian Chocolate Village y el Choco-Story. En este país disfrutarás de los bombones rellenos de almendras o avellanas confitadas en caramelo.

Te encantará los gofres belgas, además puedes verlos servidos de muy diversas formas, es decir, con azúcar glas, con chocolate o con nata. ¡Son ligeros, gruesos y crujientes!

Son habituales a la hora del almuerzo y merienda. Muchos turistas apuestan por los de The Waffle Factory porque están riquísimos.

Endivias

Debes probar las endivias con salsa roquefort o las chicons au gratin, que son endivias envueltas con jamón y gratinadas con salsa de queso. ‏

Frikandel

Es la versión belga del hot dog, pero la salchicha está frita y puede servirse sola, sin pan. Se acompaña de salsa de kétchup o kétchup de curry, mayonesa y cebolla troceada.

Quesos

Los belgas cuentan con más de 80 variedades de quesos, te aconsejamos que pruebes el vieux Hollande o Brique de Flandes. ‏

Fresas con chocolate

Es un postre sencillo, pero en Bélgica son muy populares sus fresones bañados en chocolate. Este postre puedes encontrarlo en los escaparates de las tiendas.

Las spéculoos

Los pasteleros de este país utilizan las spéculoos para elaborar postres. No te vayas de Bélgica sin probar estas galletas de canela, nuez moscada, clavo, jengibre en polvo, cardamomo y pimienta blanca.