¿Qué no nos podemos perder en una visita a México D.F.?

México es la cuna de la civilización azteca, sus primeros habitantes se remontan a unos 20.000 años a.C. y eran nómadas, cazadores y recolectores, varias dinastías dejaron su impronta hasta llegar a los mexicas, la tribu que formó uno de los imperios más grandes e importantes de la América precolombina en solo 200 años, quienes fundaron sobre los restos de la ciudad de Tenochtitlán su Imperio. 

Si quieres conocer su legado, su cultura, sus creencias o su inmenso poder, debes viajar a este gran país, al que ya muchos de nuestros compatriotas han dirigido sus pasos con el fin de forjarse un futuro profesional o laboral, como emprendedores o empresarios, por lo que si ya eres residente o tienes negocios en ese país, en Trámites Fáciles Santander Abogados y Asesores podrán prestarte asesoramiento jurídico, fiscal y contable, pues su equipo multidisciplinar de profesionales altamente cualificados ofrecen a sus clientes un asesoramiento integral y perfectamente coordinado en cualquier caso o circunstancia y para todas las materias.

La ciudad México D.F. se ofrece al visitante como una ciudad cosmopolita, dinámica y en plena efervescencia las 24 horas del día. Son múltiples y muy variados los monumentos y edificios históricos a visitar, lo que la convierte con treinta y cinco sitios o lugares inscritos como Patrimonio de la Humanidad, de los que veintisiete están catalogados como bien cultural, seis como bien natural y dos como bien mixto, por lo que se convierte en el séptimo país del mundo con mayor cantidad de bienes inscritos, como todo el Centro Histórico de la Ciudad. Dentro de él se encuentran:

  • Plaza del Zócalo. Localizado en el corazón del centro histórico de la ciudad de México. En ella se sitúan algunos de los monumentos históricos de la ciudad, como:

-La Catedral de la Asunción de la Santísima Virgen María a los Cielos. Su construcción se inspiró en catedrales españolas como la de Jaén o la de Valladolid, iniciándose en el año 1573 y prolongándose en el tiempo unos 250 años, por lo que congrega en su construcción varios estilos que van del gótico, al plateresco, barroco, churrigueresco o neoclásico. En su interior destaca el altar mayor, el altar de los reyes, el coro o el altar del perdón. 

-El Palacio Nacional. Su construcción iniciada en el año 1522 tenía como destino ser la segunda residencia privada de Hernán Cortés. Actualmente es sede del Poder Ejecutivo Federal y residencia oficial del presidente de la Nación. Su estilo contiene elementos barrocos, neoclásicos y neocoloniales, albergando en su interior un valioso patrimonio histórico artístico, en el que destacan un conjunto de murales de Diego Rivera.

-Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Su construcción fue ordenada por Hernán Cortés para ejercer funciones administrativas y de justicia en la ciudad. Actualmente es utilizado para realizar ceremonias protocolarias, como la entrega de las Llaves de la Ciudad de México.

-Edificio del Gobierno. Réplica del anterior. Su construcción se realiza entre 1941 y 1948 está diseñado para encajar con el resto de edificios.

–  Palacio de Bellas Artes. Su estilo Art Nouveau está en línea con las corrientes estilísticas de la etapa de su construcción a principios del siglo XX. Destacan en él el empleo de materiales nobles y los murales que decoran sus paredes, obras de artistas tan relevantes como Diego Rivera, Orozco, Roberto Montenegro, Siqueiros, etc.

– Museos de la ciudad. México nos ofrece una increíble variedad en cuanto a museos destacando entre ellos, el Museo Nacional de Antropología, el Museo Nacional de Historia, el Museo del Templo Mayor, el Museo de la Revolución, el Museo Nacional de Arte, etc. 

-Torre Latinoamericana. Símbolo de la modernidad de los años 50, alcanza una altura de 188 metros. Desde su cima, el mirador nos ofrece la posibilidad de disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad.

– Basílica de la Virgen de Guadalupe. Es el recinto mariano más visitado del mundo, solo superado por la Basilica de San Pedro en el Vaticano. El templo, construido en el año 1974, con forma circular está inspirado en la forma del “manto de la Virgen”.  

La cocina mexicana 

La cocina mexicana goza de un gran prestigio a nivel internacional, el maíz o el chile, son unos de los ingredientes esencial que no pueden faltar en platos tan típicos como los tamales, los tacos al pastor, las tortitas, el ceviche, los elotes, el mole poblano, la enfrijolada, las quesadillas, los burritos, las mulitas, el pozole, la salsa mejicana, el guacamole, los chilaquiles, las enchiladas, etc.

Cosas de casas que otros pueden hacer por ti

Hay verdades que no tienen vuelta de hoja. Que el día tiene 24 horas es una de ellas. No podemos sacar una más ni una menos. De ahí que muchas veces se nos quede corto el tiempo para hacer todo lo que tenemos que hacer en una sola jornada. De ahí el deseo de que ojalá tuviéramos 25 o 26 horas al día.

Ahora bien, está demostrado que si no nos da tiempo a hacer las cosas durante el día eso se debe a que no sabemos rentabilizar el tiempo. Que lo gastamos en cosas que no tenemos que hacerlo. Cuando nos queremos dar cuenta nos vemos que ya estamos en la cama y preparando el día siguiente. El día medio de un español viene a ser. Levantarse a las 7, ducha, preparar a los niños, llevarlos al colegio. Volver para ir al trabajo. Recoger a los niños. Hacer los deberes. Preparar la cena. Poner la colada y planchar. Y sí, ahora mismo me da lo mismo que sean hombres y mujeres, ambos sexos están sometidos a esta tiraría del tiempo.

La falta de tiempo para hacer cosas juntas es uno de los problemas que siempre tienen las parejas. Ya no se tiene tiempo como cuando eran novios y ahora todo se vuelve en rutina. So muchas las parejas que rompen por culpa de una mala planificación de las tareas del hogar.  Por eso, lo mejor es pasar tiempo juntos. Y, ¿cómo se consigue? Pues dejando en manos de otros las cosas que nos hacen perder tiempo en casa. Son muchas las cositas que pueden hacer los demás para que te dejen tiempo de sobra a ti y a tu pareja. Si quieres saber cómo hacerlo, solo tienes que tomar nota. Ya verás cómo así el día no necesitará tener más horas.

Limpiar la casa

De lunes a viernes hay que cumplir con las labores como trabajador y como padres. Son 24/5 dedicado a lo que anteriormente te hemos contado. Sin embargo, lelga el fin de semana y es el momento de disfrutar del tiempo juntos. Pues no, ahora es el momento de limpiar la casa después de cinco días sin hacer nada. Las pelusas no faltan debajo de los muebles, el polvo se acumula en todos los lugares y los cristales pasan a ser casi oscuros. Y claro, si se hace esto, pues no vamos a tener tiempo para disfrutar con nuestra pareja?

¿Qué hacemos? Pues dejarlo en manos de profesionales. Por ejemplo empresas de limpieza que pueden dejarte tu casa reluciente. Además no hace falta que lo hagan durante el fin de semana, lo pueden hacer durante entre semana para que disfrutes de un hogar limpio. Además,  no suele salir caro. Aunque en este caso lo que tienes que pensar es que “tu tiempo de ocio no tiene precio”.

La colada

Ropa blanca, ropa color, ropa blanca…La verdad es que se pasa un buen rato del día en la preparación de la lavadora. Y claro, no es una, en algunos casos son dos o tres a lo largo de la semana. Todo dependerá de la cantidad de niños que tengas en casa y a lo que os dediquéis. Por ejemplo, si tus hijos hacen deporte pues prepárate para poner una cada día por culpa del infumable sudor. Mientras que si pertenecéis a colectivos donde se usa uniforme pues también Por ejemplo, la hostelería, personal sanitario o de la limpieza.

¿Qué hacemos ante esto? Pues dejarlo en manos de profesionales. Acudir a empresas d lavandería que hace este trabajo con una gran profesionalidad. La empresa Lavatur tiene equipos electrónicos de 10 kilos de capacidad, altamente eficientes, que puedes encontrar en lavanderías profesionales.

Planchar

Son muchas las veces que he hablado con parejas que dicen que lo que peor llevan es lo de planchar. “Mi marido hace de todo en casa, menos planchar”, dice una compañera de trabajo. Mientras que un compañero dice que se le da muy mal lo de planchar porque es complicado. Y es cierto, lo de la plancha y doblar al mismo tiempo no es fácil de hacer. Además, es una de las cuestiones en la que más se pierde tiempo y salud.

¿Qué hacemos ante esto? Pues bien claro está, llamar a personas profesionales que lo puedan hacer.  Ya te decimos que será el dinero mejor invertido. Y no pienses en eso de no planchar la ropa, porque te podemos decir que queda horrenda.

Ahora ya sabes qué tres cosas pueden hacer por ti en casa para ganarle tiempo al reloj. Echa cuentas porque ya tendrás tiempo para dedicarte a ti y a los tuyos.

4 ideas para disfrutar de unas vacaciones diferentes y muy económicas

Si eres un amante de los viajes este artículo es perfecto para ti porque te vamos a dar 4 ideas para disfrutar de unas vacaciones realmente económicas y también diferentes. 

Puede que algunas fórmulas de viajar que te explicaremos en este artículo ya las conocieras, pero seguro que otras no. En cualquier caso, puede que algunas de estas ideas no te las hayas planteado nunca, pero pueden ser aventuras divertidas con las que descubrir otros lugares por un módico precio. Además, si tu única excusa para viajar es el dinero ahora ya no tendrás inconveniente ninguno porque con dos de estas ideas conseguirás alojamiento totalmente gratis. 

· Viajar en autocaravana 

Viajar en autocaravana en los últimos años se ha puesto de moda porque es bastante más económica que hospedarse en hoteles y da mucha libertad, ya que puedes mover la autocaravana y dormir cada noche en un lugar diferente. También con las caravanas se pueden planear rutas, en lugar de pasar las vacaciones en el mismo sitio podrás descubrir una región en poco tiempo. 

Estos son los principales motivos que han motivado el auge de esta manera de viajar. Pero si te estás planteando tanto alquilar una autocaravana como comprarla para poder viajar te vamos a dar varios consejos. 

El primero, es que antes de optar por la compra pruebes este modelo de viaje, ya que a priori puede parecer idílico, pero no todo el mundo puede encajar con las caravanas. Ya que son espacios reducidos en los que pasarás gran parte de las vacaciones y también conlleva algunas obligaciones como vaciar los depósitos, rellenar las cisternas o dormir en sitios habilitados o legales. Por ello es mejor probar haciendo un viaje con una caravana alquilada o prestada de familiares o amigos antes de realizar la inversión. 

Otro consejo es que debes encontrar el vehículo que más se adapte a tus necesidades o gustos y presupuesto. Existen tres tipos diferentes, siendo estos caravana, camper y autocaravana. “Las camper son vehículos adaptados, es decir, no han sido diseñados como caravana pero que se ha preparado su interior para ello. Las caravanas no tienen motor y deben ser remolcadas. Mientras que las autocaravanas cuentan con motor propio y han sido diseñadas para vivir en su interior”, explican desde el Car Rent Milladoiro,  especialistas en el alquiler de coches, autocaravanas, vehículos especiales y barcos. Así que no es lo mismo viajar en camper que en autocaravana, por lo que tendrás que tener en cuenta el tipo de vehículo que quieras escoger para tus viajes. 

Pero viajar en caravana como decíamos al comienzo es una opción económica, que te permite de disfrutar de un viaje sobreruedas con libertad de elección de destino y que puede ser una manera divertida y diferente de descubrir mundo. 

· Acampar, una de las maneras más baratas de viajar 

Una de las maneras más baratas de viajar es con la acampada. Y no solo es una manera muy barata de hacer turismo, sino que permite estar en contacto con la naturaleza para disfrutar al máximo de la experiencia. 

Para poder acampar por supuesto necesitarás el kit básico con los artículos esenciales. Puede que estés pensando que entonces no es una manera barata de viajar si tienes que comprar algunos elementos. Pero tienes que pensar que se trata de una inversión, que solo tendrás que pagar por ellos una vez y podrás utilizar en todos los viajes. Además se trata de una inversión baja, con menos de 200 o 300 euros podrás conseguir todos los artículos necesarios. 

Así, el kit básico de supervivencia para acampar consiste por supuesto en una tienda de campaña, un camping gas para cocinar, cartuchos de gas para la cocina, saco de dormir o colchón hinchable, una nevera portátil y utensilios de cocina como tenedores o platos. Tampoco vendrían mal una linterna para poder alumbrar por las noches y un botiquín de primeros auxilios, porque nunca está de más ser precavido por lo que pudiera pasar. Y dependiendo de las comodidades que desees disponer en el viaje podrías invertir también en una mesa y unas sillas plegables. 

Sobre la tienda de campaña las hay de diferentes tipos y de distintas capacidades, el precio varía en función del número de personas que pueden dormir en ella y la calidad. Actualmente la tienda de campaña más común es la de tipo iglú, que se caracterizan porque su montaje es muy sencillo, las hay de diferentes tamaños y su precio es bastante económico. Otras bastante habitual son las tiendas canadienses, que disponen de forma triangular. Pero existen otros tipos, las tiendas estructurales que se pueden crear diferentes habitaciones en su interior o las tiendas isotérmicas, que están especialmente preparadas para el frío y el viento. Si va a ser tu primera tienda de campaña puedes optar por una tienda tipo iglú y si ves que se te queda pequeña o te gusta esta forma de viajar puedes invertir en una tienda mejor. Pero antes de nada prueba la acampada porque es una manera de viajar que a pesar de que sea económica y permita disfrutar al máximo de la naturaleza no gusta a todo el mundo. 

· ‘Couchsurfing’ un modelo de ahorrar en alojamiento 

Quizá la opción más económica de todo este artículo, ya que con el ‘couchsurfing’ se consigue alojamiento totalmente gratis. El couchsurfing es una especie de red de ayuda entre viajeros. Este término inglés se traduciría al español como “surfeando un sofá” o “buscando un sofá”. Y la idea general de este modelo de viaje es eso, prestar tu sofá a otros para que puedan dormir en él o buscar un sofá para pasar la noche fuera de casa. Aunque hoy en día no sólo se puede dormir en un sofá con el couchsurfing, si los anfitriones disponen de una habitación libre te podrás alojar en ellas. Pero el objetivo es como todos disponemos de un sofá en nuestras casas, mínimo un sofá se puede prestar. 

Y es que el espíritu  del couchsurfing radica en ayudarse entre viajeros, facilitando tu vivienda para que pasen la noche y puedan ahorrarse el dinero de un hotel. Por supuesto, tanto anfitriones como viajeros deben establecer una base de respeto y tolerancia. Los anfitriones abren las puertas de su casa a extraños, por lo que los viajeros deberán respetar su intimidad y ocasionar las mínimas molestias posibles. Así deberán hacer frente a sus gastos de comida y limpiar lo que ensucien. 

Pero el couchsurfing no solo es una manera muy económica de viajar, sino que permite socializar o incluso entablar amistades. Y hay anfitriones en cualquier parte del mundo. Aunque el objetivo es que si tú optas por esta forma de viaje también cedas tu sofá a otros. 

· Intercambia tu casa en vacaciones 

Otra manera gratuita de conseguir alojamiento es intercambiando tu casa. Puede ser una buena manera, aunque lo conveniente es que contrates o te registres en una agencia especializada, ya que así te ahorrarás muchos disgustos. Porque recuerda que tú vas a alojarte en la casa de otra persona, pero también otras familias se alojarán en la tuya. Y todos en casa guardamos objetos de valor, tanto económicos como sentimentales, por lo que es mejor realizar el intercambio con garantías. 

Al igual que en el couchsurfing, también se establece una relación de tolerancia entre los propietarios. Pero qué mejor que hacerlo de manera segura porque las agencias suelen tener seguros y hay que firmar acuerdos. 

En cualquier caso el intercambio de casas es una manera de conseguir alojamiento gratis y hay personas afines a esta dinámica en todo el mundo por lo que si quieres viajar por ejemplo a Estados Unidos solo tendrás que hacer frente a los vuelos y los gastos que allí tengas en destino como comida o entradas a lugares de interés.

Me mudo, y con muchas ganas

Mi madre dice que estoy loca por mudarme en plena pandemia y yo le digo que cuando una oportunidad se te presenta hay que coger la vida por los cuernos. Y es que, seamos realistas, una familia media no suele tener muchas opciones para mejorar su vivienda a no ser que se hipoteque para toda la vida y la verdad es que yo no tenía ningunas ganas de hipotecarme hasta las cejas, bueno ni yo ni mi marido, ni mis hijos (aunque a ellos les incumba ahora mismo poco todo esto).

La situación es la siguiente. Cuando pasamos el confinamiento en marzo no nos quedaba más remedio que aguantarnos con lo que teníamos: un piso de 80 metros cuadrados, con tres habitaciones, un baño, y un balcón han pequeño que solo puedes acceder de lado. Pero es lo que había, y pasamos esos meses como buenamente pudimos, jugando con los niños, haciéndoles la vida un poco más fácil e intentando entretenernos con lo que fuera.

Sin embargo, cuando todo aquello pasó, nuestro sueño de vivir en una casa que nos ofrezca mayores perspectivas de tener espacio al aire libre se hicieron más patentes todavía. Ya sé que todo el mundo quiere mejorar en la vida y que nosotros no somos diferentes, ni especiales, pero tenemos una principal diferencia con respecto a muchas otras personas: no queremos una vivienda unifamiliar frente al mar con piscina y todo lujo de detalles. Bueno, corrijo, no es que no lo queramos es que no pretendemos aspirar a ella y estamos conformes con eso porque lo que realmente nos gusta es la tranquilidad del campo.

Un piso en pleno centro de la ciudad, por pequeño y viejo que sea, suele tener el metro cuadrado más caro que el de una casita de campo así que cuando salimos de la desescalada empezamos a plantearnos la posibilidad de mudarnos seriamente, y al final encontramos lo que estábamos buscando: una casita de campo algo destartalada en la que no hacía falta hipotecarnos para tener que lo buscábamos. Y matizo: mi piso se vendió por 90.000 euros y la nueva casa de campo la compramos por 85.000, más gastos de escritura y pagos de impuestos al final tuvimos que desembolsar unos 92.00 euros solo por la casita de campo. Ya nos pasábamos 2.000 euros del dinero que habíamos obtenido por la casa y aún había que hacer algunas reformas y la mudanza así que sacamos un préstamo de 10.000 euros.

Conclusión: por 10.000 euros (más intereses) casita nueva en el campo. A ver, no es que nos haya costado solo 10.000 euros, es que solo hemos tenido que invertir eso para conseguirlo.

Está a 5 minutos de la ciudad por autovía y se encuentra ubicada en una pedanía con muchísimas casas similares llenas de vecinos, muchos de ellos familias jóvenes que buscaban lo mismo que nosotros así que ni estamos aislados, ni nos da miedo la mudanza.

La reforma

¿Y qué es exactamente lo que reformamos? Pues lo básico para entrar a vivir. Por un lado, fontanería y electricidad nueva, por supuesto (no queremos sustos), y ahí ya se nos fueron 4.000 euros de presupuesto. Otros 2.000 se fueron en cambiar todas las ventanas de la vivienda por otras más eficientes y aislantes en Replus Zaragoza, y los 4.000 euros restantes volaron en la estética del hogar y la mudanza.

No pensábamos cambiar los muebles, los nuestros nos gustan y están en buen estado, así que unos 1.000 euros se fueron en la mudanza y resultó económica, según he podido saber después, con Mudanzas Alicante.

Con los 3.000 euros que quedaban compramos un producto antihumedad y pintura para toda la casa en La Casa del Pintor Shop. Por supuesto, pintamos nosotros cada rincón de la casa para abaratar costes. Luego adecentamos un poco la valla exterior del terreno, que estaba algo oxidada, también con productos especiales y nuestra mano y obra. Para terminar instalamos un suelo vinílico y precioso en toda a casa por unos 2.500 euros.

Yo no sé por qué la gente le tiene tanta manía al suelo de vinilo. Está claro que no es madera, ni cerámica y que puede parecer que instalándolo estás poniendo algo muy básico en tu hogar pero a la hora de la verdad hablamos de un producto de calidad, que tiene una durabilidad estupenda, muy sencillo de instalar sin obra y que da el pego a la perfección. De hecho, quien entra ahora en nuestra casa piensa que hemos instalado tarima, jejeje. Nada más lejos de la realidad.

Ahora solo nos queda llegar a nosotros. Hoy hemos pasado la noche en casa de mi madre, durmiendo en un sofá cama y dos colchonetas hinchables, de ahí que no haya parado de decirme estamos locos por irnos al campo en plena pandemia. Está empeñada en que podemos necesitar ayuda y no encontrarla y yo le digo que le voy a ir preparando una habitación de invitados por si suben los contagios ahora en Navidad y en enero quieren venirse allí con nosotros antes de que tengan que confinarse, de nuevo, en un pequeño piso de centro de ciudad. Por supuesto, ella se mosquea.

Pero tiene que entender que esto es lo que hemos querido desde hace muchísimos años y que la pandemia lo único que ha hecho es darnos el empujón que necesitábamos para liarnos la manta a la cabeza y coger el toro por los cuernos.

Ahora, el terreno es tierra sin cuidar pero queremos hacer un pequeño huerto, un espacio de descanso con una pérgola y bonita decoración e incluso, dentro de algunos años, tal vez podamos instalar una piscina prefabricada. Nada grande, pequeña más bien, para refrescarnos en verano y disfrutar de todo el tiempo que sea posible al aire libre. Incluso estamos pensando en hacer una barbacoa de obra, en algún momento claro, y levantar un porche de obra para poder instalar también una chimenea de exterior o incluso un espacio con televisión o algún proyector para poder ver cine al aire libre en verano.

Puede que parezcan lujos, pero en realidad no lo son tanto si lo haces poco a poco y con tu límite presupuestario. Mi objetivo es, en 10 años, tener mi casa soñada, y eso es posible. Así, con 45 años, habría conseguido vivir donde quiero y como quiero, con todo lujo de detalles, sin tener que endeudar mi vida a un banco y sin tener que renunciar a nada, aunque eso haya significado tener que dedicarle mucho tiempo libre a la casa.

Yo creo que no estamos locos por mudarnos en plena pandemia, creo que somos unos suertudos y ojalá muchísimas más personas en un estado similar al nuestro pudieran hacerlo (si es lo que les gusta) más pronto que tarde.

¿Y tú, te animarías a vivir una aventura como la nuestra o te quedarías cómodamente en tu pisito de ciudad?

Las reformas más demandadas

Sería bonito poder cambiarse de casa cada vez que a uno le apeteciese, sobre todo para aquellas personas que, como yo, vivimos en pisos de 80 metros cuadrados útiles sin urbanización ni terraza. La verdad es que tampoco es para quejarme, porque tengo mis ventajas, como tener la vivienda ya pagada y librarme de hipotecas o vivir en un barrio más o menos céntrico en mi ciudad, lo que me da acceso a prácticamente todo. Ahora bien, este confinamiento, incluso este verano en el que las playas tienen el aforo tan limitado, daría mucho por conseguir un piso con terraza y piscina comunitaria. Tampoco pido mucho ¿no?

Sin embargo, me temo que vamos a tener que conformarnos con lo que tenemos y, en el fondo, no me molesta. Hace ya tres años que empecé con las reformas en el piso y me he dado cuenta de que una buena reforma puede cambiar drásticamente la calidad de vida de una familia.

Para empezar, yo nunca había tenido aire acondicionado. Puede parecer una cosa banal, ya que hoy en día son muchos los que lo disfrutan en sus viviendas, pero yo jamás lo había tenido en casa, y eso que vivimos en el levante español, es decir, que calor en verano se pasa, y mucho. Pues bien, poco a poco y a base de ahorros y algunos incentivos, hemos podido instalar aire acondicionado, y no solo eso, sino que además hemos hecho algunas reformas que han cambiado, notablemente, tanto la estética de la vivienda como la comodidad de la misma.

Siguiendo el hilo iniciado, el aire acondicionado fue una de las primeras grandes compras para la casa que, aunque no estamos hablando de una reforma como tal, hay que reconocer que reforma nuestra vida dentro del hogar. Como lo de climatizar la vivienda al completo es algo imposible dadas las circunstancias, tenemos dos aires acondicionados Daikin que nos instaló García Guirado, uno en el salón y otro en el dormitorio de matrimonio, perfectos para toda la familia porque cuando hace mucho calor (como ahora) cerramos puertas específicas como la del baño, la de la habitación de mi hija (que no pasa tiempo en ella en todo el día) e incluso la de nuestro dormitorio, y dejando abiertas la puerta del salón, la de la cocina y la del despacho, conseguimos que estas tres estancias se refresquen y sean habitables durante todo el día. Luego, por la noche, encendemos el aire acondicionado del dormitorio y listo.

Al final, quienes tenemos que amoldarnos a un presupuesto reducido, tenemos nuestros truquitos. Y lo interesante es que lo que yo pensaba que iba a suponer un importante extra en la factura de la luz se ha reducido a un pequeño extra, pues gastamos mucho menos de lo que cabría esperar teniendo en cuenta el uso que hacemos de los aires acondicionados en esta zona de España en la que son tan necesarios.

Por el mismo modo, las reformas que hemos hecho, y que vamos haciendo en la casa, son las más útiles y las más demandadas según la empresa de reformas integrales en Granada Crear Sur, que son los profesionales que cada vez que ahorramos un poco tenemos en casa. Con ellos hemos reformado la cocina, hemos modificado la disposición de dos habitaciones, hemos cambiado electricidad y fontanería, y el siguiente paso será la reforma del baño.

Lo único que no hemos hecho con ellos ha sido la instalación del suelo, que nos llegó de manos de UniqueWood, una empresa madrileña conocida por una familiar que nos quiso regalar la tarima flotante por nuestra boda, y la verdad es que nos ha quedado estupenda.

Como veis, ya llevamos hechas muchas reformas pero nos quedan otras tantas por hacer y que tenemos en una lista. Podríamos decir que vamos tachando números de esa lista poco a poco, y no nos arrepentimos de ello.

Nuestra lista:

  1. Reforma de cocina (hecha)
  2. Cambio de suelos (hecho)
  3. Ampliación de oficina y reestructuración de salón (hecho)
  4. Actualización instalación electricidad (hecha)
  5. Actualización instalación de fontanería (hecha)
  6. Aire acondicionado (hecho)
  7. Redecoración salón, dormitorio matrimonio y entrada (hecha)
  8. Instalación puerta corredera cocina
  9. Compra e instalación habitación nueva para la peque
  10. Reforma del baño
  11. Compra e instalación de nuevas puertas para toda la casa
  12. Nueva cristalera para la galería

Nuestra lista consta, por ahora, de 11 puntos, y solo tenemos hechos los 6 primeros, así que aún quedan cosas por hacer y reformar. Pero, por lo visto, no somos tan originales, porque nuestras reformas son de lo más comunes. De hecho, están catalogadas entre las que serían las reformas más demandadas:

  • Baño
  • Cocina
  • Suelos
  • Pintura
  • Ventanas
  • Puertas
  • Nuevo mobiliario

Lógicamente no es que la lista sea idéntica porque al final cada vivienda tiene sus propias necesidades independientemente de lo que uno desee reformar. En nuestro caso fue la electricidad y la fontanería porque, aunque sea algo en lo que no hace ilusión invertir dinero, había que hacerlo porque reformar estancias dejando las antiguas instalaciones podría ser contraproducente además de poco seguro para toda la familia.

Y es que nuestro piso tiene cerca de 50 años ya, y hay cosas que, aunque no quieras, hay que renovarlas.

Según un estudio de la plataforma habitissimo de 2019 le gasto medio en España dedicado al mantenimiento de la vivienda ha aumentado en 2,6 puntos porcentuales, y la inversión media destinada durante 2019 a las reformas integrales en viviendas fue de unos 60.000 euros.

La nuestra, como no fue de golpe y va poco a poco, no lleva tanta inversión acumulada pero supongo que acabará llegando. En nuestro caso, por ahora, llevamos alrededor de 15.000 euros invertidos. También cabe reconocer que según esta plataforma se suelen destintar unos 10.000 euros para mejorar la eficiencia energética e imagino que eso incluye algo más que una actualización de la instalación eléctrica ya que, en nuestro caso, eso solo supuso un gasto de 2.000, por lo que entiendo que hablan de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo o cosas similares para ahorrar en la factura de la luz y aportar nuestro gratino de arena para paliar el cambio climático en el planeta. Esa parte, nosotros aún la tenemos pendiente ¿y tú?