Actividades infantiles que desaparecen por la pandemia

Como muchos de vosotros ya sabréis porque tenéis niños en edad escolar, este curso los colegios han adoptado el método burbuja en las aulas para evitar el contagio masivo de coronavirus entre los estudiantes y los brotes en los centros escolares. Eso significa que los niños solo pueden relacionarse con otros niños de su misma aula y nada más, por lo que incluso los descansos o recreos se hacen por turnos y en espacios bien diferenciados con el fin de que cada aula tenga una espacio limitado para el juego y no se crucen los alumnos de una clase con los de otra.

Hasta ahí todo correcto y comprensible, ¿verdad? El problema llega cuando esos mismos niños llegan juntos en el autobús, todos mezclados, hasta la escuela o cuando sus padres deciden llevarlos al parque y acaban jugando con niños incluso de otros centros escolares. Si hacemos eso, ¿para qué narices sirven los grupos burbuja? Más bien de poco ¿no? Pero como dicen los expertos, más vale eso que nada. Tal vez antes que educar a los niños deberían educar a los padres para que todos estemos bien concienciados con lo que es lógico hacer y lo que no, pero supongo que ese es otro tema que es mejor no tocar para no herir personalidades sensibles. Y que conste que lo dice una persona con hijos, ya que hay quien asegura que los que pensamos así es porque no tenemos hijos y no conocemos sus necesidades pero, lo siento, nada más lejos de la realidad.

Mis hijos quieren jugar como el que más, quieren sociabilizar y conocer amigos nuevos, es lógico y normal que quieran eso, pero ahí estamos nosotros, como padres, para explicarles que la situación es complicada y decirles lo que pueden o no pueden hacer.

Mis hijos no van al parque (¡oh, Dios mío!), pero ya me preocupo yo de que jueguen y sociabilicen en otros ámbitos, ¿cómo? Pues teniendo un poco de conocimiento.

Lógicamente no voy a prohibir a mis hijos ver a sus primos, porque al ritmo que vamos la vacuna no estará presente en todos los países para implantarla en toda la población hasta finales de 2021, o más, y no voy a tener a mis hijos y sobrinos castigados más de un año, así que el grupo burbuja de mis hijos se compone de su aula y de los hijos de amigos muy allegados y sus primos.

Está claro que al final estamos abriendo la veda porque mis sobrinos también van al colegio con sus propios grupos burbuja al igual que los hijos de mis amigos y, lo mires por donde lo mires, todos acabamos conectados de alguna manera. Pero, aun así, ¿no será mejor y más precavido lo que yo hago antes que juntarlos con 20 niños que ni conocemos en un parque por donde han pasado 200 niños más?

Extraescolares

Pero dejando a un lado el hecho de que yo intento ser consecuente para proteger tanto a mis hijos como al resto de niños de la escuela y otras madres y padre no lo hacen exponiendo, por tanto, a mis hijos a esa falta de precaución, yo ahora estoy preocupada por otro tema que tiene que ver con todo esto: las extraescolares.

Lógicamente, tal y como me explicaron cuando llamé a los profesionales de AEM (Actividades Extraescolares en Madrid), las empresas especializadas en la organización de eventos deportivos para escuelas y actividades extraescolares no pueden ofrecer ningún tipo de clase a los niños si no se forma un grupo con un número mínimo de alumnos porque, básicamente, no les merece la pena.

Pensadlo bien, si el profesor que da las clases de dibujo, inglés, teatro, judo…. tiene que cobrar a final de mes un sueldo “X” por su trabajo pero el dinero que la empresa obtiene de la matriculación y mensualidad de cada niño a esas clases no cubre ese sueldo al final, lo que hacen, es perder dinero. Por eso suelen establecer un mínimo de 8 o 9 alumnos para crear grupo e iniciar una actividad extraescolar.

Ahora no se pueden mezclar los grupos burbuja por lo que no es suficiente que haya un mínimo de ese número de alumnos por nivel de inglés (por ejemplo) en todo el colegio, sino que tienen que estar interesados en esa clase extraescolar ese mínimo número de niños en una única aula, lo que complica bastante la posibilidad de establecer grupos.

Y es normal, porque en una clase de 25 niños tres pueden querer apuntarse a Judo, cuatro a natación, siete a fútbol, dos a teatro, cinco a inglés… por lo que si realmente queremos que esa empresa ofrezca la clase extraescolar que nos interesa, a pesar de que haya muy pocos niños que quieran apuntarse por cada grupo burbuja, lo normal es que aceptemos el hecho de que la mensualidad a pagar será mucho mayor que años anteriores y, si no lo aceptamos, directamente no podrá haber clase extraescolar.

Según el colegio Madre de Dios Ikastetxea, las actividades extraescolares también son una parte muy importante para la educación y sociabilización de los niños. Ya no porque podamos tener a un Isaac Albeniz en casa y no lo descubramos hasta que lo apuntamos a clase de música, sino también porque aunque en la escuela se les intenta dar todas las lecciones que necesitan, el contexto, los amigos y otros ámbitos son necesarios para que adquieran la riqueza cultural que realmente es óptima para ellos.

El caso es que eso es exactamente lo que ha pasado en el colegio de mis hijos. No hay extraescolares porque no hay suficientes alumnos por grupo burbuja que quieran apuntarse a ellas y tampoco los padres están dispuestos a pagar más por cada extraescolar así que, no hay solución.

Algunos de nosotros, que formamos parte del AMPA, hemos barajado la posibilidad de dar algún tipo de subvención para extraescolares pero ni por esas, no llegaríamos ni queriendo a lo necesario. Eso sí, ya estamos moviendo hilos para organizar pequeñas escapadas y excursiones de actividades con Naturacción, pues es la única posibilidad que vemos viable de conseguir esa necesidad de sacar a los niños de la rutina practicando actividades que les gusten y sin salir del grupo burbuja. Ahora lo que nos falta conseguir es la vía libre del colegio para organizar, por lo menos, una escapada extraescolar en cada trimestre.

De hecho, creo que este año sería interesante incluso cambiar la salida que se hace todos los años a la granja escuela por una escapada de actividades así. En mi opinión, sería beneficioso dadas las circunstancias.

Opciones para los padres

Otra cosa es lo que podemos hacer nosotros, como padres y madres, para intentar subsanar esa falta de extraescolares durante el curso. Mis hijos, por ejemplo, están acostumbrados a dar clases de inglés (que ya notarán la falta) pero también a practicar un deporte cada uno que, en mi caso, eran fútbol y gimnasia deportiva.

Lógicamente yo no voy a organizar un campamento de fútbol durante las vacaciones de Navidad, ni en Semana Santa, más que nada porque me resultaría prácticamente imposible, pero sí puedo organizar otro tipo de actividades en familia que suplan, en cierto modo, esa falta de ilusión por no hacer algo diferente al salir de la escuela, algo que les gusta y les entretiene.

Si fuera entrenadora personal o hubiera estudiado Educación Física, tal vez me plantearía preparar algunas actividades para los dos un par de días a la semana pero no es el caso, y además creo que los dos solos se aburrirían por lo que tendría que invitar a primos y/o amigos del grupo burbuja y al final todo eso sería un caos. Pero lo que sí puedo hacer es organizar un par de escapadas, o las que la economía familiar nos permita, y conseguir devolverles la ilusión por hacer algo nuevo, distinto, y que se sale de los estándares que ellos tienen en mente.

Por ahora ya he me puesto en contacto con Puerto Buceo para hacer un bautismo de buceo en familia. Al principio me daba un poco de miedo por el peque, pero ya me han explicado que adaptarán ese bautismo a las posibilidades físicas de los integrantes y, por ende, se hará lo que se pueda y hasta donde se pueda, aunque lógicamente hay un mínimo en la edad así que los que tengáis niños muy pequeños es posible que debáis buscar otro tipo de actividades.

Por ahora he pensado en un fin de semana de barbacoa con partida de paintball. Otro fin de semana especial con una práctica de tiro con arco o tirolina, e incluso he descubierto una agencia que realiza excursiones de espeleología educativa infantiles.

Tal vez, para algunas de esas actividades, llamaré a mis sobrinos, pero no en todas.

A nivel económico no creáis que se nos va mucho de precio. Normalmente, en nuestra escuela, se pagaban unos 25 euros mensuales por actividad extraescolar, y como cada uno de mis hijos hacía dos actividades el gasto mensual total en esta partida familiar era de unos 100 euros. Pues bien, esos 100 euros me permiten organizar una actividad mensual en familia de este tipo, y es lo que pretendo hacer.

Lógicamente si en el la actividad metemos una escapada con alojamiento  y desplazamiento a otra provincia la cosa se dispara, por eso la mayoría las haremos cerca de casa y tal vez, un par, las reservaremos para semana santa o algún puente especial y serán como nuestras pequeñas vacaciones ya que es muy posible que en verano, si seguimos igual que ahora, nos quedemos en casa.

¿Y tú, te apuntas a nuestras actividades? Cada familia debería tener en mente organizar algo así, y por eso os lo traslado a vosotros, mis lectores.

El futuro del turismo rural son los buscadores

El mercado del turismo rural vive buenos momentos, pues ha supuesto una gran alternativa al tradicional turismo de sol y playa. Una de las mejores opciones a la hora de encontrar una buena casa rural es optar por los útiles buscadores.  En Rural Zoom creen que los usuarios han visto que es una manera rápida de poder conocer todas las opciones de alojamiento de una manera rápida y sencilla.

¿Qué la espera al turismo rural?

Predecir el mundo del turismo rural a medio o largo plazo parece complicado, pero todo indica que será bueno. Ahora vivimos tiempos en los que parece que vivir en las ciudades es para muchos un mal que se puede evitar, por no hablar de que parece que la gente también quiere tener muchas alternativas de turismo y no hacer como hasta hace unas décadas de solo ir a la playa como sino hubiera más sitios.

En este campo el turismo rural es una opción que cada vez tienen más aficionados, tanto entre la gente que le gusta más la playa que la montaña como para los que quieren lo mejor de todo.

El amor por la naturaleza y las poblaciones rurales parece crecer y todo indica que esto va a ser positivo para este mundo.

Consejos para encontrar alojamiento por Internet

Hay estudios que dicen que un buen momento para poder formalizar una reserva es el mes antes, con independencia de la época en la que se haga, aunque esto depende del país o zonas en las que se hagan.

Comparar el precio en webs de reserva

Siempre es bueno que antes que se reserve una habitación se comparen los precios entre las diferentes páginas de los establecimientos o en un comparador. Así se puede ver cuál es la mejor tarifa en este sentido. A veces las diferencias pueden ser importantes y nos podemos ahorrar, tanto tiempo como dinero.

Uso de los filtros cuando se busca

Cuando se tiene claro que características debe tener el alojamiento, siempre es bueno usar filtros para la búsqueda, pues se van acotando los resultados. Hay buscadores en los que se filtran por los precios, estrellas o las opiniones de los usuarios.

Consultar las opiniones y comentarios de otros viajeros

Una buena manera de poder descubrir cómo es un hotel es optar por leer las opiniones y demás comentarios con otros clientes que antes se hayan alojado. Las valoraciones y experiencias ayudan a que nos hagamos unas ideas más claras de que cómo puede ser el alojamiento rural elegido. .

Comprobar los datos de la reserva

Lo mejor antes de terminar reservando es comprobar cuanto sea necesario las condiciones que tenga la reserva en cuestión, caso del nombre del hotel, la categoría, tarifas de reserva, etc.

Buscar información práctica

Internet lo que ha hecho es poner a nuestro alcance mucha información de tipo practico con ideas de lo más útiles para poder planificar las vacaciones. En este sentido, los blogs de temática viajera y las revistas son una fuente importante para saber dónde debemos dormir, qué tenemos que visitar, lo que comer, los sitios a evitar, donde queremos comprar o que actividades se pueden realizar.

Las aplicaciones móviles

Este tipo de aplicaciones han pasado a ser un recurso de lo más importante para los viajeros, puesto que existen todo tipo de apps para poder reservar restaurantes, hoteles, vuelos, adquirir entradas o la localización de sitios.

Son sin duda de bastante utilidad en los viajes, puesto que con ellos pueden encontrarse alojamientos próximos a la ubicación cuando hay poco tiempo para ponerse a buscar.

Es un hecho que vivimos tiempos en los que hay que aprovechar todas las posibilidades que nos brinda la tecnología en este sentido y que parece que no tienen techo a nivel de novedades, pues casi cada mes tenemos novedades.

Los tiempos cambian y merece la pena aprovechar todos estos avances que principalmente ayudan a que se pueda hacer una reserva o seleccionar hotel sin que haya tantas prisas en este sentido, algo que sin duda hay que tener muy en cuenta, por lo que no debemos perder la oportunidad de aprovecharlo.

Así que ya sabéis, esperamos que este artículo os haya valido para ver las posibilidades que nos dan los modernos buscadores y en general Internet para el sector, puesto que es la forma mejor de poder beneficiarse de todo lo que nos ofrece para que elegir nuestro alojamiento rural u hotel sea bastante más sencillo y sea mucho más cómodo el poder tener acceso a las alternativas más interesantes.

Pueblos desconocidos de Salamanca con mucho encanto

Pueblos de Salamanca: Un, dos, tres…responda otra vez. Ciudad Rodrigo, Ledesma, Béjar, Alba de Tormes…Y seguro que por nombre nos salen muchos más. Y es que son muchos los municipios salmantinos que son conocidos por los turistas. Sin embargo, hoy la ruta que proponemos es por los pueblos más desconocidos pero con mucho encanto. Además, vamos a ofrecer un plan para cada uno de ellos. Si tienes pensando hacer una escapada a Salamanca próximamente, quizás este listado te dé unas cuantas ideas.

Nos situamos. Salamanca, situada en el sudoeste de la comunidad autónoma de Castilla y León, limita con la provincia de Zamora al norte, con la de Valladolid al noreste, con la de Ávila al este, con la de Cáceres al sur y con Portugal al oeste. Tiene una superficie de 12. 349,06 km² y en 2018 contaba con 331 473 habitantes. Y ahora te vamos a contar sus principales municipios.

La Alberca

Quizás hayas escuchado el nombre, pero seguro que no has hecho una visita a La Alberca. Sin duda, uno de los pueblos con más encanto en Salamanca. Está situado en plena Sierra de Francia, es una villa que parece anclada en el pasado, gracias a sus estrechas calles y casas de piedra, adobe y maderos que dibujan figuras geométricas, así como balconadas de madera que sobresalen, tan características de este bonito pueblo.

¿Qué te recomendamos? Fue el primer pueblo español declarado Conjunto Histórico Artístico, en 1940, por lo tanto es obligada una visita. Sólo hay que caminar por las calles de La Alberca y los alrededores para ver manifestaciones religiosas grabadas en piedra.

Candelario

Este pueblo está situado en la Sierra de Béjar, prácticamente en la frontera con Cáceres y Ávila. Lo más bonito es que está enclavado en una ladera. Eso es lo que más sorprende al visitante por la adaptación de la localidad a una compleja orografía. Prepárate para unas calles estrechas y unos paisajes en pendiente.

¿Qué ver? Esta villa forma parte de la Asociación de Pueblos más bonitos de España y además está declarada como Conjunto Histórico Artístico desde 1975. Así que todo te va a gustar. Si te interesa la cultura y la costumbre de los habitantes de Candelario tienes que visitar el Museo Etnográfico Casa Chacinera,  ya que en él se puede conocer como vivían los vecinos del municipio desde finales del siglo XIX hasta los años veinte. Por cierto, si eres fan de las series de Antena 3, que sepas que en sus calles se grabó la serie Luna, el Misterio de Calenda. Hasta una ruta turística han creado.

Villanueva del Conde

Si quieres volver al pasado sin tener que ver películas, lo que tienes que hacer es realizar una visita a Villanueva del Conde. Su trazado urbano es muy curioso al mantener un núcleo de casas en forma amurallada, dejando diferentes accesos y callejuelas que dan a patios interiores, las denominadas huertitas. Estás en la Sierra de Francia, donde destaca el cultivo de viñas, cerezos y olivos. Sin duda, es un pueblo salmantino para olvidarte de todo.

¿Qué te recomendamos? Ponerte zapatillas y hacer el Camino de los prodigios. Una ruta circular de alrededor de 11 km de longitud que parte de Miranda del Castañar y pasa por Villanueva del Conde para terminar nuevamente en Miranda del Castañar. En él se pueden contemplar obras de los artistas Félix Curto, Alfredo Omaña, Marcos Rodríguez y Pablo S. Herrero.

Cabrerizos

Ahora no nos vamos muy lejos de la capital, nos quedamos en Cabrerizos. Cuenta con una población de 4196 habitantes y se encuentra a solo cinco kilómetros. En los últimos años ha vivido una explosión de habitantes debido a que se vive muy bien. Su cercanía a la capital provincial, de cuyo alfoz forma parte, le permite recoger parte de la migración residencial que se está produciendo desde aquella. Como curiosidad, está situado a cierta altura porque años atrás cuando había inundaciones todo lo que estaba alrededor del río se cubría con agua y producía destrozos. Por eso al estar en altura el agua no llegaba al pueblo en esos momentos de inundación.

¿Qué hacer? Pues nuestra recomendación es que visites La Casa Imperial de Salamanca. Se trata de un lugar diferente para soñar, relajarte y reponer toda la energía del estrés diario. Se trata de un espacio con un diseño exquisito, donde la comodidad, sofisticación y elegancia de sus estancias la hacen única y diferente, en un entorno de lujo, de paz y tranquilidad. Además, en la planta baja se encuentra una clínica de Medicina estética, Fisioterapia, Dietética y nutrición dirigida por la Doctora Rosa Bonal que te ofrece diversos tratamientos personalizados donde conseguirás mejorar tu belleza exterior e interior.

¿Qué te parecen estos pueblos desconocidos de Salamanca pero con mucho encanto? Nosotros ya tenemos plan para la próxima escapada. ¿Y tú?